Con el proyecto ‘Un brindis por la Tierra’, WWF pretende demostrar que el respeto al medioambiente puede ser la base de otro modelo de desarrollo a través del cual se generen oportunidades de desarrollo en el ecoturismo y el turismo rural y gastronómico

Madrid – 19 AGO 2016 – Redacción

El corcho certificado con el sello FSC es la mejor garantía de futuro para un paisaje único del Mediterráneo, los alcornocales, que generan 1.500 millones de euros cada año y preservan tradiciones y valores naturales excepcionales. La Sierra de Espadán, en Castellón, Las Gavarras en Girona y regiones más típicamente corcheras como Andalucía y Extremadura son territorios del corcho, de gran interés turístico y en los que propietarios forestales están apostando por este nuevo modelo de gestión sostenible de los alcornocales.

Muchos de los vinos de ‘Un brindis por la Tierra’ también proceden de paisajes emblemáticos, como La Geria en Lanzarote o los viñedos tradicionales de la comarca de Doñana. Es obvio el atractivo turístico de conocer esas bodegas y disfrutar allí de sus vinos de calidad.

WWF presentó el pasado sábado en FITUR el concurso de Instagram Cata por la Tierra, que lanzó en Navidad con el apoyo de WWF Canadá, para poner a la disposición de los consumidores la información sobre estos productos, apoyando así a los productores de corcho y bodegueros que apuestan por las buenas prácticas. Un maridaje, el de los alcornocales y viñedos sostenibles, con el que WWF quiere demostrar que medio ambiente y desarrollo rural tienen que ir de la mano. El premio del concurso es un fin de semana para dos personas en la bodega Colonias de Galeón, en el impresionante entorno del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla. Esta bodega es una de las que han colaborado con WWF en la aplicación de buenas prácticas y el uso de corcho certificado FSC.

Viñedos en La Geria (Lanzarote)

Viñedos en La Geria (Lanzarote)