Su protección está garantizada con la propuesta de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y su seguimiento brindará un marco sin paragón para la descripción de la evolución de los hábitats y especies sensibles

Madrid – 21 ABR 2016 – INT

El proyecto LIFE+ INDEMARES, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, -cuyos resultados fueron presentados el pasado mes de abril-, han permitido confirmar que los cañones submarinos del Golfo de León acogen una cuarta parte de las especies registradas en el Mediterráneo.

Los cañones submarinos del Golfo de León, es un área marina que comprende la plataforma continental del Cabo de Creus y los cañones de Cabo de Creus y de Lacaze-Duthiers en la cabecera de la plataforma continental francesa. Con más de 987 km2 y características ambientales singulares, este espacio marino está protegido gracias a su propuesta como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y su seguimiento brindará un marco sin paragón para la descripción de la evolución de hábitats y especies sensibles, ante la protección conjugada con determinadas actividades económicas locales, dado que es una de las zonas más productivas del Mediterráneo.

Delfines en alta mar

El sistema de cañones submarinos del Golfo de León, en el punto más oriental de toda la Península Ibérica, alberga cerca de 2.200 especies, una cuarta parte de las especies registradas en el Mediterráneo, que han sido constatadas gracias a las investigaciones realizadas en el proyecto LIFE+ INDEMARES, cuyos resultados fueron presentados el pasado mes de abril.

El espacio presenta una gran variedad de ecosistemas en un área relativamente reducida: ecosistemas litorales, ecosistemas de plataforma y de talud y comunidades de cañones submarinos, por lo que cuenta con una elevada biodiversidad. La gran riqueza de este lugar es debida en parte a la abundancia de plancton, con fases larvarias de peces de interés comercial como la merluza y de krill, que además son fuente de alimentación de muchos peces y cetáceos.

Corales, delfines y aves en el hábitat del Cañón de Creus

Además, los cañones submarinos de Cabo de Creus albergan una de las comunidades de corales de aguas frías de Madrepora oculata y Lophelia pertusa mejor conservadas del Mediterráneo, especies que han desaparecido en otras zonas debido a la presión ejercida por la actividad humana.

El delfín listado y el rorcual común son habituales en el área, donde también se ha observado al delfín mular, típico de hábitats costeros. El cañón también es un hábitat esencial para poblaciones importantes de aves, entre las que destaca la presencia de la pardela mediterránea con avistamientos de hasta 1.200 ejemplares en un solo día, así como de la amenazada pardela balear. Durante el invierno, es muy abundante el charrán patinegro sobre las aguas del cañón, así como el paíño europeo, la gaviota de Audouin y el alcatraz atlántico.

Esta gran variedad de hábitats y ambientes marinos alberga asimismo un elevado número de otras especies animales con estilos de vida muy diferentes, como filtradores, suspensívoros, detritívoros, carroñeros y cazadores, que se benefician de la alta productividad biológica característica de las aguas del Golfo de León.

Esta riqueza de especies responde a una serie de factores que, de forma excepcional, concurren simultáneamente en el área marina del Sistema de cañones occidentales del Golfo de León, cuyo gran valor ecológico  la convierte en  patrimonio natural europeo.