Los empresarios hosteleros de Castilla y León tienen para las nuevas autoridades un paquete de propuestas que se centran en el respaldo de las administraciones a la competitividad del sector mediante incentivos fiscales, financiación para la innovación, una legislación común a las comunidades autónomas del país y el control de la “competencia desleal” que supone la “economía colaborativa”

León – 20 MAY 2015 – hosteltur.com

En 2014, Castilla y León recibió 996.065 turistas internacionales, un 10% más con respecto a 2013, que representan solo el 1,5% del total que recibe España.

Paquete de propuestas

Desde la Federación Castellano-Leonesa de Empresarios de Hostelería detallan las propuestas de la Comunidad Autónoma mayor de España:

–  Convertir la formación en un incentivo para el trabajador, recompensándolo con una acreditación formativa mínima, “gestionada o supervisada por las asociaciones empresariales que conocemos las necesidades en cada momento y en cada área”. Reclaman el hecho de que los empresarios en cada nomina pagan el 0,6% para la formación de sus trabajadores y no se sabe en qué lo utilizara el gobierno.

Fachada de la Catedral de León

Fachada de la Catedral de León

–  Apertura de líneas de financiación y subvenciones para innovación, renovación de maquinaria, adaptación de locales a nuevas normativas, etc. En este punto destacan la necesidad de que no haya duplicidad de gasto entre las diferentes administraciones, “lo cual se evitaría con la presentación de ofertas y planes conjuntos y consensuados con las asociaciones del sector”.

–  Reducir el exceso de legislación entre las 17 comunidades autónomas, “a través de una unificación normativa que evite las diferencias entre establecimientos de la misma categoría de unos sitios a otros”.

–  “En el tema impositivo, somos uno de los sectores que más impuestos directos e indirectos asumimos y que más administraciones diferentes nos tocan. Especialmente el IVA que es el que más la actividad”.

–  Mayor control sobre “la competencia desleal creciente desde la llamada “economía colaborativa, que se les exija cumplir los mismos controles y normas que al sector para la seguridad del cliente”.

–  Respaldo a los productos turísticos que más encajan, como el turismo de Congresos y el cultural.

–  Como reclamo general, “antes de legislar o tomar decisiones precipitadas, escuchen a las asociaciones empresariales del sector y no nos llamen cada cuatro años cuando hay elecciones para buscar el voto”.

–  Desde Burgos plantean la necesidad de mayores recursos para la promoción de destinos y productos turísticos de las distintas capitales y provincias de la Comunidad en el exterior.Mientras que desde Valladolid destacan que es imprescindible contar con unas administraciones públicas facilitadoras que tengan entre sus objetivos eliminar trabas administrativas, duplicidades, normativa y burocracia y generar agilidad y confianza en los empresarios. “Con este marco, el empresario será capaz de dinamizar la economía y generar riqueza, empleo, bienestar y prosperidad”.