La incorporación de la sostenibilidad a la estrategia corporativa de los hoteles no es sólo cuestión de imagen, puede mejorar su posicionamiento y los resultados económicos de la empresa, según asegura un estudio realizado en la Universidad de Huelva por los profesores Antonio Montaño y Alfonso Vargas.

Según el informe, la incorporación de “una estrategia proactiva ambiental, así como una orientación al desarrollo sostenible” de los hoteles, “mejora su competitividad aumentado sus resultados económicos y suposicionamiento en los mercados”.

El mencionado informe, que se trata de una tesis doctoral dirigida por el profesor Alfonso Vargas, catedrático de Organización de Empresas, relaciona la sostenibilidad y los resultados de posicionamiento y económicos de los hoteles, y concluye que se da una mejora en su competitividad y sostenibilidad en el tiempo.

 

El estudio “ha constatado científicamente que existen un conjunto de variables que favorecen la incorporación de estrategias proactivas y de orientación al desarrollo sostenible en los hoteles”, señala Vargas, y se refiera a varios aspectos como “la presión normativa, al incorporar un modelo voluntario de certificación de la sostenibilidad (QSostenible)”, así como “la presión mimética” para lo que aporte el ejemplo de ILUNION(anteriormente denominada Confortel), cadena hotelera donde ya se ha implementado el modelo, así como el caso de otras cadenas “con las que ya se trabaja en la incorporación de estándares sostenibles”. Y también se refiere al “mayor nivel de internacionalización” como tercer elemento dinamizador de la incorporación de políticas ambientales.

Mayor rentabilidad

Por su parte, el profesor Antonio Montaño, autor del estudio y presidente de CIES (Agencia de Acreditación Sostenible), apunta que “el principal factor que frena la iniciativa ambiental es la falta de formación y visión de los directivos de las cadenas, condenándolos así a la falta de competitividad”.

Por otro lado, el estudio considera “demostrado” que la estrategia ambiental desemboca “en una mayor rentabilidad económica de los hoteles con respecto a la competencia”, así como en “su grado de diferenciación por la mejora de su eco-eficiencia y posicionamiento”. (Hosteltur)