Los nuevos mapas globales realizados por la NASA muestran cuáles son las zonas del planeta que más dióxido de nitrógeno emiten, y entre ellas Europa y Estados Unidos están a la cabeza, pero también han demostrado tener las mayores reducciones de contaminación entre 2005 y 2014

Madrid – 23 DIC 2015 – INT

Este año el problema de la contaminación ha estado en el punto de mira, bien por la polémica de las emisiones de la compañía automovilística Volkswagen o las medidas contra el tráfico en algunas ciudades, pero también por el acuerdo histórico alcanzado recientemente en la Cumbre de París contra el cambio climático.

La NASA se ha sumado a esta campaña de concienciación publicando un informe visual en el que muestra cómo ha evolucionado el impacto de nuestra contaminación en el mundo. Las imágenes muestran los cambios producidos durante la última década en varias regiones y en 195 ciudades. Además la agencia espacial ha llevado a cabo un estudio de cómo los factores sobre el terreno como las grandes centrales eléctricas han influido en el resultado final.

Contaminacion China

Los niveles de contaminación atmosférica en China son alarmantes

Las emisiones de gases dan lugar al efecto invernadero que es el principal motivo del cambio climático, sus consecuencias en el calentamiento global son devastadoras y cada vez resulta más urgente reducirlas para frenar la presión del hombre sobre el planeta.

El dióxido de nitrógeno es un gas de color marrón amarillento y forma parte del grupo de contaminantes que se producen como consecuencia del tráfico y de la quema de otros combustibles fósiles. Su presencia en el aire contribuye a la creación de partículas en suspensión o la lluvia ácida, afectando además de forma directa a la capa de ozono y provoca diversos problemas de salud.

Los mayores incrementos se han detectado en China y Oriente Medio

El gigante asiático China, es el mayor centro de fabricación del mundo y ha sufrido un incremento de entre el 20 y el 50 por ciento en las emisiones de dióxido de nitrógeno. La mayor parte de ellas se han producido en la región del norte del país, una zona con una gran concentración de población que se extiende desde el sur de la ciudad de Beijing hasta Nanjing. El pasado 8 de diciembre, Beijing emitió su primera alerta roja por contaminación, lo cual obligó a cerrar escuelas, lugares en construcción y además restringió el tráfico.

En Latinoamérica se ha producido una disminución en la emisión de gases, aunque en algunas zonas como en la capital de México se mantiene estable.

Los niveles de dióxido de nitrógeno han disminuido entre el 20% al 50% en Estados Unidos, y casi un 50% en Europa. Según señala el estudio estos cambios se atribuyen a las regulaciones ambientales que se están llevando a cabo para reducir la contaminación de coches y centrales eléctricas.

En Medio Oriente, los investigadores sugieren que los mayores niveles de dióxido de nitrógeno desde 2005 en Iraq, Kuwait e Irán se reducían al crecimiento económico en estos países. Sin embargo, en Siria, la disminución desde 2011 probablemente se deba a la guerra civil, la cual inició ese año.

La contaminación cauda problemas de salud

La exposición al dióxido de nitrógeno puede causar graves problemas de salud como el asma, inflamación en los pulmones, síntomas bronquiales e incluso una reducción en la función respiratoria, según ha indicado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El culpable de estas emisiones es la actividad humana, las principales fuentes son los procesos de combustión como la calefacción, la generación de energía y los motores en vehículos y barcos.

“Estos cambios en los patrones de la calidad del aire no son aleatorios”, según ha señalado Bryan Duncan, un científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la Nasa quién lideró la investigación, y añadió “cuando los gobiernos intervienen y dicen que vamos a construir algo aquí o que vamos a regular este agente contaminante, ves el impacto en los datos”.

A pesar e estos datos, parece que el problema puede llegar a solucionarse, tras la Cumbre de París, 195 países han acordado combatir el cambio climático y mantener el calentamiento global por debajo de dos grados Celsius.