La Consejería de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) han firmado un convenio para establecer el marco de colaboración en materia de conservación y protección del quebrantahuesos

Zaragoza – 4 ABR 2017 – Redacción

Ambas partes consideran de interés común la impulsión, promoción y desarrollo de proyectos de conservación relativos al quebrantahuesos, así como mantener el necesario grado de coordinación a fin de identificar y adoptar medidas que contribuyan a la conservación y recuperación de esta especie, que ha duplicado su población en Aragón gracias a esta colaboración.

En 1994 cuando comenzó el programa existían en Aragón 39 parejas reproductoras, mientras que en la actualidad, son 90 el número de parejas que pueblan el Pirineo oscense.

Ejemplar de quebrantahuesos / Foto de casaspirineo.com

Ejemplar de quebrantahuesos / Foto de casaspirineo.com

Compromisos del convenio

El convenio se centra en el diseño y la ejecución de acciones prioritarias para la conservación del quebrantahuesos a través de programas de investigación, seguimiento -inventario de la reproducción, captura y marcaje de ejemplares-, conservación -mejora de la productividad y la supervivencia y chequeo sanitario de la población-, sensibilización, desarrollo rural y ecoturismo sobre el quebrantahuesos y su hábitat.

Asimismo, se establece el mantenimiento a largo plazo de programas de gestión y conservación que garanticen la existencia de poblaciones viables del quebrantahuesos en Aragón y en su caso, que favorezcan la colonización de nuevos territorios que sean considerados como hábitat potencial de la especie.

En cuanto a formación pública se refiere,  propone la divulgación de conocimientos y la promoción social de los valores ligados a la conservación del patrimonio natural, potenciando el desarrollo sostenible y el uso racional de los recursos naturales en términos compatibles con su conservación

Además, se considera imprescindible la cooperación con proyectos que se desarrollen en otras comunidades autónomas españolas, Europa o países terceros, relacionados con la recuperación de la especie;  así como cualquier otra actividad que ambas partes consideren de interés dentro de la que constituyen el objeto del convenio.

El convenio no consta de dotación económica y tiene vigencia hasta 2020, pudiendo ser prorrogado por otros cuatros años con el acuerdo de ambas partes.