Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid se unen a los actos de conmemoración del 80 aniversario de la muerte de Lorca con la proyección de la película Viaje a la luna, único guion de cine del escritor granadino

Madrid – 29 NOV 2016 – Redacción

Después de la proyección, Frederic Amat, su director, relatará la historia y el proceso de este cortometraje. El acto tendrá lugar en la Sala Negra el miércoles 30 de diciembre a las 18.30hs y es de entrada libre hasta completar aforo.

Lorca escribió un único guion de cine, Viaje a la luna, en 1927, durante su estancia en Nueva York. El guion no se llevó a la pantalla hasta que el artista Frederic Amat decidió emprender un viaje al universo del poeta y realizarlo.

El guion está compuesto de 72 secuencias y cada una de ellas alberga una metáfora, una imagen singular. En el texto se pueden frases como: “Caleidoscopio en el que cien peces saltan o laten en agonía” o “cabeza asustada que mira un punto fijo y se disuelve sobre una cabeza de alambre con un fondo de agua”.

Viaje a la Luna Lorca Frederic Amat

A la imagen construida por Amat, hay que añadir la composición musical del francés Pascal Comelade. La banda sonora toma, como base rítmica, un sonido constante provocado por el tañido de un instrumento de cuerda. Sobre este sonido base, se construyen distintas capas sonoras cuyo conjunto logra una elevada intensidad musical. Otro artista que ha colaborado con Frederic Amat en algunas producciones artísticas y participa en Viaje a la luna, es el coreógrafo Cesc Gelabert.

La realización de Viaje a la luna se enriquece con reminiscencias de obras destacadas de maestros vanguardistas como Magritte, Man Ray, Max Ernst o Gustave Courbert. También hay que señalar el recuerdo de Un perro andaluz, obra que se deja sentir en el guion de Lorca.

Frederic Amat es un artista catalán cuya trayectoria se inició en los setenta. Ha recorrido una gran variedad de formas y lenguajes artísticos: pintura, escenografía teatral, danza, cerámica, escultura, acciones conceptuales y el cine. La primera aproximación al mundo del cine será Viaje a la luna. El artista logra llevar a la pantalla el texto intentando realizar un equilibrio entre la adaptación literal y la realización de una lectura excesivamente libre. Aunque el conjunto de imágenes no tiene una lógica narrativa, a lo largo del metraje se extrae la representación del proceso evolutivo humano  -desde el niño al adulto-, simbolizado en el guion. Apoyándose en las técnicas digitales disponibles en el momento de realización del film, Amat logra plasmar las imágenes del texto, armonizando la tecnología con la presencia artística del propio director, que utiliza procedimientos pictóricos, pintando sobre el propio celuloide y manipulando la textura del plano.