A partir de una encuesta a más de un millar de usuarios destaca que más de un 90% de los enoturistas compran vino en bodega aunque la mayoría no entiende la terminología usada.

Con el objetivo de conocer el “estado de salud” del enoturismo en España, el buscador nacional de catas de vino y eventos de enoturismo CatadelVino.com acaba de publicar un informe obtenido a partir de más de un millar de encuestas realizadas a sus usuarios de la que extraen algunas conclusiones como que el enoturismo es una actividad lúdica, cultural y socializadora que cada vez es más demandado en internet y que los enoturistas consideran rentable, especialmente para la creación de marca de la bodega.

Entre los datos del informe destaca que un 93 % de los encuestados afirman comprar vino de las Bodegas que visitan, valorando especialmente visitar de la zona y sus alrededores y comer en un restaurante de la zona. Un 56 % de los encuestados reconocen que lo que más les atrae del enoturismo es degustar el vino en la Bodega dónde este se produce aunque más del 70% reconoce que no entiende la terminología utilizada por el sumiller o enólogo que dirigió la cata de vino ofrecida en la visita a la Bodega pero valoran positivamente la explicación de la vinificación y la cata.

Enoturismo en la Ruta del Vino de Cigales (Valladolid)

Enoturismo en la Ruta del Vino de Cigales (Valladolid)

 

A pesar de ello la experiencia enoturística resulta muy positiva y un 83 % de los encuestados señala que recomendarían a sus amigos y familiares el enoturismo como viaje de placer. Y es que las bodegas se siguen sumando al Turismo del vino como una nueva actividad económica complementaria a la de producción y comercialización del vino.

El mayor peso específico que en los últimos años está ganando el enoturismo hace que sean cada vez más los recursos que las bodegas destinan para dar a conocer sus instalaciones, entorno y producto. Sin embargo, se trata de un tipo de turismo que aún está en desarrollo en nuestro país y en el que se echan en falta mayor cantidad de datos respecto a la experiencia del turista del vino. En este sentido, el Club del Producto Rutas del Vino de España, impulsado por ACEVIN, lanzó este año por vez primera un balance económico de valoración del impacto del enoturismo en las bodegas españolas pertenecientes a esta red de rutas, una cifra económica que permitía completar su informe anual de número de visitantes al año.

Actividad de desestacionalización

En esta misma línea Catadelvino.com lanza este primer informe de valoración en el que destaca el gran interés que a sus ojos tiene las bodegas sigan apostando por el enoturismo como elemento que fomenta la cultura del vino y les permite generar imagen de marca, contribuyendo también al incremento en el consumo de los vinos y generando una vía complementaria de ingresos para las bodegas. El turismo de vino es, además, una actividad turística desestacionalizadora muy positiva para impulsar un tipo de turismo diferenciado y de calidad, alejado del modelo sol y playa.

Sin embargo, el informe destaca entre sus conclusiones, que el turismo del vino no consiste únicamente en visitar bodegas; engloba un amplio conjunto de servicios integrados, de forma modular en una oferta muy profesionalizada orientada a la innovación, la originalidad, la diversificación y, sobre todo, no masivos y de gran calidad en el que se integren los recursos y servicios turísticos de interés de una zona vitivinícola, planteados desde la autenticidad y la vocación vivencial, con el fin de construir un producto a partir de la calidad e identidad del destino, optimizando la comercialización conjunta, el nivel de satisfacción de la demanda, y el desarrollo socio-económico integral del territorio.