Murgia, con Diego Guerrero de gancho, acoge un congreso de alta cocina en miniatura. El plato principal lo sirvió el anfitrión Rubén González en una deliciosa apertura de Minimal

Murgia (Álava) – 6 MAR 2015 – INT

Minimal es ese pequeño gran congreso de cocina que sólo se podría celebrar en Murgia, un pueblo enclavado en una comarca acogedora en las faldas alavesas del Gorbea y que reúne muchos sabores para ofrecer a la gastronomía. Por segundo año consecutivo y ahora ya con el empaque de las grandes citas, el restaurante Casa del Patrón de esta localidad de 2.500 habitantes cabecera del municipio de Zuya ha organizado este certamen de tapas, pintxos y otros pequeños grandes platos que mantendrá encerrados en el pueblo a modo de barnetegi a unos cien congresistas de toda España, que durante tres días experimentarán y se sumergirán en la cocina minimalista.

«Esto en una capital perdería la magia», asumen desde la organización, que destaca el encanto y la calidad de los productos de la comarca del Gorbea. Su queso, la miel, la carne y hasta el bacalao que se produce en plena montaña son ingredientes más que suficientes para situar Murgia en el mapa gastronómico español. Y si además el reconocido chef Diego Guerrero, cuyos padres viven en el pueblo, ejercer de embajador, mejor que mejor. «Haré bandera fuera del lugar del que vengo», prometió ayer Guerrero, presente en la inauguración oficial de Minimal y galardonado por su trayectoria.

Los cocineros Rubén González, Diego Guerrero y Mikel Fiestras, ayer en la Casa del Patrón en Murgia / Foto de Araba Press

Los cocineros Rubén González, Diego Guerrero y Mikel Fiestras, ayer en la Casa del Patrón en Murgia / Foto de Araba Press

El certamen, en realidad, se inició el domingo con una jornada de formación para los cocineros más pequeños. Pero fue sólo un aperitivo. El plato principal, sin embargo, lo sirvió ayer a mediodía el anfitrión Rubén González en una deliciosa apertura de Minimal. Sus croquetas de trufa, las vieiras, el bacalao de Murgia al pil-pil, las carrilleras y un «lingote de chocolate» sedujeron a los asistentes, que dieron la enhorabuena al cocinero en la sobremesa en la que la campeona de España enseñó a hacer café con sólo un decantador y agua caliente al modo en que se preparaba en la primera mitad del siglo XX.

Terminado el menú principal, los asistentes participaron en clases magistrales de reconocidos chefs como Jesús Íñigo, campeón vasco de pintxos en 2014, o José Ignacio Castrodeza, subcampeón de España de la misma disciplina. Helena Rodríguez, Mitxel Suárez, el vascofrancés Pascal Etcheverria o Álex Múgica son otros de los «maestros» que afilarán sus cuchillos en esta edición 2015 de Minimal.

«Esto es un sueño hecho realidad», manifestó el anfitrión Rubén González ante el éxito del joven evento, que ayer contó con el apoyo del diputado alavés de Agricultura, del alcalde de Vitoria, de la presidenta de la cuadrilla de Zuya, Lierni Altuna o de la directora de Basquetour, Arantza Madariaga. Monje destacó la importancia de hacer alta cocina con los productos de la tierra. «La mayoría de los platos tendrán sello alavés. Tenemos buena materia prima y los mejores elaboradores de platos», comentó antes de sentarse a la mesa. Madariaga, por su parte, apuntó a la gastronomía como uno de los nichos más importantes para hacer crecer el turismo en el País Vasco. «Lo nuestro, más que gastronomía, es cultura gastronómica. Y eso es un reclamo para los viajeros», argumentó.