Este fin de semana, los días 25, 26 y 27, vuelven a proyectar en los cines Van Gogh el documental sobre el fin del valle de Riaño

León – 24 NOV 2016 – Susana Arguedas

Va combinando las imágenes, unas de archivo, otras filmadas por los realizadores, con entrevistas. Salen Julio Llamazares o Imanol Arias, otras personas no tan famosas nacidas en Riaño;  historiadores, periodistas, hasta los espeleólogos que hicieron la famosa pintada en la presa.

Gracias a un montaje  excelente (está preseleccionado para los Goya en esa y  otras cuatro categorías), evocan en poco  más de una hora la enorme belleza del valle mientras van reconstruyendo, con los testimonios de los entrevistados y algunos datos, muy pocos, sobreimpresos en la pantalla,  la historia del embalse, desde el primer proyecto de principios del siglo XX hasta la destrucción de los pueblos, la anegación del valle y las heridas físicas y morales que ha dejado.

Riaño en 1987

Riaño en 1987

Muestran también la confluencia de factores que llevaron al desastre. El odio y la división que se creó entre la gente, las intrigas y las mentiras de los políticos y los burócratas,  la codicia, la bajeza de miras, la ignorancia, la desidia, la confusión jurídica y administrativa… Sale el exministro socialista Cosculluela recordando que todo fue legal. Y es que cuando comenzaron las movilizaciones, en 1986-87, ya estaba todo expropiado. La gente se aferraba a unas casas que ni siquiera eran suyas.

Fue algo parecido a lo que sucedió con el expolio del patrimonio histórico y artístico en tantas provincias de España, incluida León, donde se vendían toda clase de obras de arte o piezas arqueológicas al primero que venía a comprarlas por cuatro perras. Cuando la gente empezó a comprender su valor ya era demasiado tarde.

El documental sugiere vacío y tristeza. Al fondo del valle, cuando se retiran las aguas, un erial sin una mísera ruina. Hasta los fantasmas y los espíritus necesitarían un vestigio material para esconderse: en Riaño no dejaron ni eso. Se impone el sentimiento de que aquel enorme sacrificio no sirvió para cumplir la promesa con la que quisieron justificarlo, convertir el sur de León y provincias limítrofes en un vergel.

Los realizadores, Lores Espinosa y Mario Santos, son jovencísimos y han financiado la película por suscripción popular (crowdfunding), sin ayudas públicas ni subvenciones.

Si veis la película y os apetece comentarles lo que os ha parecido, su correo electrónico es wavesfilms@hotmail.com.

En Facebook, la dirección es: https://es-es.facebook.com/wavesfilms/