La ética y el desarrollo sostenible son conceptos que no solo se emplean en contextos de alimentación o construcción…

León – 11 ENE 2016 – saratabernero.wordpress.com

El Planeta puede sonreír un poquito porque se puede fabricar ropa sin necesidad de utilizar productos tóxicos que lo contaminen.

Hablamos con Paloma dueña de The Circular Project Shop, la primera tienda de moda sostenible en Madrid. Este diferente establecimiento tiene mucho más de lo que puedas imaginar, ¿entramos para conocer un significado de moda que sin duda nos sorprenderá?

-¿Dónde y cómo nace Circular Project Shop?

The Circular Project Shop nace en Madrid, en mi cabeza, después de observar la poca oferta física que el consumidor tenía de una moda que aunara diseño, material orgánico y responsabilidad social y también de constatar con mi propia marca El Sinvivir la buena acogida que tenía el cara a cara con el público y cómo la satisfacción como consumidor era mucho mayor si además de llevar una prenda que te gusta mucho encima detrás está cargada de contenido y de significado.

-¿En qué valores éticos y de desarrollo sostenible son los pilares de todos los artículos que podemos encontrar en vuestra tienda?

Los artículos que encuentras en The Circular Project Shop engloban por un lado el aspecto ecológico y de concienciación medioambiental, al ser materiales orgánicos que vienen sin ningún tipo de química agresiva para el Planeta de cultivos que no han utilizado pesticidas, donde se ha reducido cualquier tipo de emisión contaminante a la atmósfera, se ha reducido el consumo de energía y de agua, y por otro lado el componente social de trato justo y digno a los trabajadores al garantizar un salario y condiciones idóneas, así como también la reinserción social de personas con riesgo de exclusión social o el empoderamiento de la mujer al darles la ocasión de tener un medio de vida digno.

The-Circular-Project-Shop

– ¿Quién y en qué condiciones se elaboran las prendas y accesorios que vendéis en la tienda?

Pues en cada marca se dan unas condiciones distintas, hay diseñadores que son ellos mismos quienes llevan a cabo todo el proceso de fabricación como Skuibo, que realizan mochilas y bolsos con neumáticos reciclados, y luego otras marcas como Sense Nu que sus prendas son confeccionadas en talleres de reinserción social. Es un aspecto que se tiene muy en cuenta a la hora de seleccionar el proyecto para estar en la tienda: que las condiciones laborales hayan estado muy controladas y a la altura de lo que exige la Fair Wear Foundation.

– ¿Tenéis algún referente a nivel empresarial al que os gustaría aproximaros?

Pues nuestro referente no es una empresa en concreto y si un conjunto de ellas: las que han conseguido obtener el certificado B Corporation, un certificado que se otorga a todas aquellos proyectos empresariales que no solo buscan el beneficio propio sino aportar un valor y un beneficio a la sociedad para conseguir un Planeta mejor. Aquí en España este certificado solo lo tiene Alma Natura así que supongo que sería nuestro referente más próximo.

– ¿Cómo es vuestro cliente?

Inconformista. Es un cliente que se hace preguntas, inquieto, que no se conforma con lo primero que le ponen delante, que conoce la realidad de la industria textil y que quiere actuar para promover un cambio.

También se acerca por la tienda gente que tras años de uso de prendas sintéticas ha desarrollado alergias, dermatitis, que es muy sensible a la calidad de los tejidos y aquí encuentra respuesta a sus necesidades.

– ¿Qué pensáis de las grandes cadenas textiles que cada día más llenan nuestros armarios?

Es una industria muy contaminante que viene de cultivos intensivos que utilizan productos altamente peligrosos tanto para el medioambiente como para el hombre, que consume gran cantidad de energía y que ha externalizado toda la producción con todo lo que conlleva eso: trabajo infantil, jornadas que rozan la esclavitud, condiciones laborales tremendas que al no tener cerca de casa no vemos y preferimos no ver.

De ahí la necesidad de iniciativas como la nuestra que les afee las maneras y les ponga en el punto mira para que poco a poco no tengan más remedio que legislar tanto abuso como se da en este sector.

– ¿Con qué materias se hacen los productos que podemos encontrar en vuestro ecológico comercio?

Tenemos desde algodón orgánico a seda de la paz, cáñamo, bambú, alpaca, cachemira y tencel, eso en cuanto a tejidos. Luego puedes encontrar los preciosos bolsos de Idunnbags que están hechos de piel de pez: salmón, bacalao, perca, goldfish… también los bolsos de sacos de café reciclados o los de neumáticos que te he comentado antes.

– ¿Cómo ves el futuro de los comercios de barrio? ¿Qué podríamos hacer para que mejore su situación?

Todo es cíclico y creo que se está volviendo a un consumo de cercanía donde haya un trato más directo entre el cliente y el comercio y se sepa muy bien qué te están vendiendo.

Creo que a los más jóvenes hay que encandilarles con esta forma de consumir, con tiempo, con gusto, con cabeza para que no se lancen a esas compras compulsivas a las que les lanzan las campañas de publicidad. Educar, esa es la palabra para mejorar.

-Como despedida, ¿por qué merece la pena comprar productos ecológicos?

Porque compras calidad tanto para tu bienestar físico como para el bienestar ambiental. En apenas un siglo desde la Revolución Industrial el desgaste que le hemos hecho al Planeta ha sido tan grande que ha perdido su capacidad de regeneración, esto hay que frenarlo, hay que ser consciente de ello y comenzar a reutilizar, reciclar y consumir solo lo imprescindible, y que lo que compres haya sido elaborado con el menor impacto al Planeta.

La tienda se llama The Circular Project porque el objetivo último, el ideal, es conseguir una Economía Circular, ésto es, que la materia prima que tú cojas del planeta y transformes al final de su vida útil sea susceptible de volver a la tierra sirviendo de alimento y sin contaminar. Consumiendo productos ecológicos este ideal cada día está más cerca.

+info en Facebook y Twitter