El Museo Arqueológico de Asturias continúa en la línea ascendente en número de visitantes que mantiene desde hace varios años, como queda reflejado en las cifras correspondientes a los siete primeros meses de este ejercicio. Así, hasta el 31 de julio, 28.214 personas pasaron por el equipamiento. El número de visitas se ha incrementado el 10,98% respecto al mismo período de 2016, en el que el centro recibió a 25.115 personas.

La comparación con la revisión del mismo periodo hace cuatro años muestra el creciente interés por el museo, ya que en 2013 visitaron el equipamiento 17.830 personas entre enero y julio, con lo que las cifras registradas en este ejercicio suponen un incremento del 36,8% desde entonces.

Además del valor y el prestigio de su colección permanente, el museo se ha revitalizado en los últimos años con la programación de exposiciones temporales de calidad contrastada y de actividades culturales, con la regularización de las visitas guiadas para estudiantes y el incremento de las visitas especializadas.

El Museo Arqueológico de Asturias, además de gestionar, catalogar y almacenar los objetos que conforman sus colecciones, y de difundir sus contenidos del modo más eficaz posible entre especialistas, estudiantes (existen programas para alumnos de la Universidad de Oviedo y de Restauración) y el público que lo solicite, desarrolla unos trabajos de mantenimiento, restauración y conservación esenciales en la naturaleza del propio equipamiento.

Labores de investigación y restauración

La extraordinaria riqueza patrimonial de Asturias y la intensa actividad arqueológica hacen que las labores de investigación y restauración se multipliquen. Además del tratamiento de piezas que forman parte de la colección permanente, el departamento de conservación y restauración del museo analiza el numeroso material procedente de excavaciones puntuales.

En este sentido, recientemente se han restaurado los materiales de la última campaña en el yacimiento de Argandenes, en Piloña, donde se estudia una necrópolis visigoda. Algunos de los objetos metálicos, analizados en colaboración con la Unidad de Microsonda Electrónica de la Universidad de Oviedo, han dado resultados que los expertos consideran de sumo interés.

En el departamento de conservación se encuentran actualmente diversos materiales procedentes del yacimiento de Picu Llagüezu, en Lena, uno de los primeros asentamientos romanos en Asturias. Parte de estos materiales aún están en tratamiento al presentar condiciones muy delicadas de conservación, quizás por las condiciones climáticas a las que han sido sometidos o a la pobreza del material de hierro.

Entre los nuevos hallazgos, ha sido restaurada también una punta de lanza localizada en la cueva de la Cerrosa, en Suarías (Peñamellera Baja), así como una cucharilla litúrgica de bronce de época románica, localizada en el entorno de San Juan de Ables, en Llanera.

Exposiciones y actividades culturales

Otro de los factores relevantes a la hora de analizar el incremento del interés del público por el Museo Arqueológico se encuentra en la calidad de sus exposiciones temporales, en sus ciclos de conferencias y en la diversificación de sus actividades culturales.

Este año, se han expuesto en el museo la muestra Las primeras ciudades hispanoamericanas. Testimonios materiales, y la exitosa Artifex, Ingeniería romana en España, a la que ha acompañado un ciclo de conferencias y un programa de visitas guiadas, y que permanecerá abierta hasta finales del próximo mes.

+info www.museoarqueologicodeasturias.com

Foto de portada: Una de las salas del Museo Arqueológico de Asturias, Oviedo (Asturias)