Ya sea en inglés (“Merry Christmas”), en gaélico (“Nollaig Shona Duit”) o en el escocés del Ulster (“Ablythe Yuletide”), lo importante para los irlandeses es transmitir sus buenos deseos para estas fechas tan señaladas. Y sobre todo, hacer gala de su reconocida hospitalidad e invitar a los visitantes a que se unan a sus particulares y tradicionales celebraciones navideñas.

Oficialmente, la Navidad comienza en Irlanda el 8 de diciembre. Es el momento del encendido de la iluminación y de la apertura de los mercadillos navideños, dos elementos que contribuyen a crear el ambiente festivo en ciudades como, Belfast, Galway o Waterford, entre otras. Productos artesanales, gastronomía típica de estas fechas, coros de villancicos, cuentacuentos, o un buzón para que los más rezagados puedan dejar su carta a Papa Noel, son algunas de las actividades y atractivos de estos mercadillos, donde se recrea de forma única y particular el ambiente navideño.

Y si los más pequeños de la casa no se conforman con realizar sus peticiones a Santa Claus en alguno de estos mercadillos, entre los Montes de Mourne, en el Condado de Down, se esconde Santa’s cottage, el refugio de Papa Noel. Allí podrán conocer a su querido reno Rudolph, visitar el taller donde trabajan los elfos o degustar alguna de las recetas elaboradas por Mamá Noel.

Chapuzón navideño en Forty Foot, Sandycove (Condado de Dublín

Chapuzón navideño en Forty Foot, Sandycove (Condado de Dublín) / Turismo de Irlanda

Chapuzones en las gélidas aguas del Atlántico

En la mañana del día de Navidad, en cualquier punto costero de Irlanda, cientos de bañistas llevan a cabo una de las tradiciones más conocidas de la isla: darse un chapuzón en las gélidas aguas del Atlántico. Dos de los lugares más concurridos suelen ser el promontorio de Forty Foot en Sandycove (Condado de Dublín) y la playa de Portstewart Strand en el Condado de Londonderry. Además de cumplir con la tradición, este valiente gesto se suele realizar por alguna causa benéfica.

Un mismo día, dos celebraciones

Otra actividad con fines benéficos que se celebra durante las navidades, en concreto el día 26 de diciembre, es el desfile de los “Wren boys”, hombres vestidos con trajes de paja, que entonan canciones y bailan mientras animar a sus espectadores a que se unan a su causa. Uno de los desfiles más llamativos tiene lugar en Dingle, en el Condado de Kerry. Dichos desfiles no son la única curiosidad que ocurre el 26 de diciembre: mientras que en Irlanda del Norte ese día es conocido como “Boxing day”, en la República de Irlanda se celebra la festividad de “St. Stephen’s Day”.

3 días de festejos para recibir el Año Nuevo

Sin duda alguna, la celebración de la llegada del año nuevo es uno de los motivos que viste con mayor esplendor cada lugar de la capital irlandesa. Todas las calles de Dublín viven el Festival de Año Nuevo que, durante 3 días, se convierte en la mejor opción para que el público de cualquier edad de la bienvenida a 2018: los principales monumentos se iluminan y se puede encontrar un carnaval, a artistas callejeros o espectáculos de magia en cada callejuela de la ciudad. Y sobre todo, y como no podía ser de otra manera, la música- local o internacional- inunda todos los rincones de Dublín. En la edición de este año del festival se puede destacar, entre otros, el concierto 3Countdown, en el que actuará la famosa banda irlandesa Kodaline.

El último día de la Navidad es para las mujeres

Casi un mes después de que se haya dado el pistoletazo de salida a las celebraciones navideñas, el día 6 de enero llega el momento de darlas por concluidas. Conocido como “Women’s Christmas” o “Little Christmas”, es una jornada para que los hombres de la casa retiren la decoración navideña- ¡y cuidado con no hacerlo, porque trae mala suerte!- y cocinen, mientras que las mujeres disfrutan de un merecido descanso.

Foto de portada: Mercado navideño en Dublín, Irlanda

Wren boys, Irlanda

Wren boys, Irlanda / Turismo de Irlanda