La consejera de Agricultura y Ganadería ha anunciado, durante su visita a la subida del ganado por el Puerto del Pico en Ávila, las medidas para flexibilizar los movimientos del ganado

 

León – Redacción- 28 JUN 2014

Durante su visita, se ha referido a una de las reivindicaciones históricas de los ganaderos trashumantes: la flexibilidad de las normativas sanitarias referentes al movimiento de los animales. Respecto a este tema, la consejera ha anunciado que, fruto de las negociaciones mantenidas con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se han acordado una serie de medidas a nivel nacional para flexibilizar los movimientos del ganado.

Trashumancia_tcm7-229122

Una de estas medidas es que las ganaderías trashumantes que sean libres de tuberculosis bovina en los tres años anteriores no tienen que realizar las pruebas de tuberculosis previas al movimiento trashumante a no ser que el movimiento se produzca a una comarca de destino cuya prevalencia de la enfermedad (número de explotaciones positivas sobre el total de explotaciones de la zona) sea menor del 1 %. De los 305 ganaderos trashumantes de Ávila se verán beneficiados por este acuerdo un total de 260, es decir el 85 % del total de los ganaderos no está obligado a la realización de las pruebas previas al movimiento.

Por otro lado, cuando una explotación tenga algún animal positivo a tuberculosis bovina, se permitirá el movimiento de los terneros de la misma a cebaderos con autorización excepcional bajo determinadas circunstancias. Este movimiento no estaba permitido y supone, como ha explicado la consejera, un paso muy importante para este tipo de ganaderías extensivas que en caso de tener algún animal positivo no podían enviar terneros a cebaderos, sino que tenían que cebarlos en la propia explotación en la que, en muchos casos no tenían instalaciones adecuadas para el cebo de los animales.

Se trata de unas medidas que, como ha explicado la consejera, facilitarán el movimiento de los animales y favorecerán su comercialización. En este sentido ha recordado que, dada su calidad y su estatus sanitario, ha mantenido unos buenos datos en el mercado exterior. El año 2013 se exportaron desde Castilla y León productos cárnicos bovinos y animales vivos por un importe de 114,5 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 68 % con respecto a 2007.

Las exportaciones de la Comunidad, tanto de productos cárnicos como de animales vivos, representan el 19 % del total de las exportaciones españolas lo que está directamente relacionado con la relevancia del sector del vacuno de Castilla y León en el contexto nacional.

Apoyo a la actividad trashumante

La consejera ha avanzado las medidas que se pondrán marcha, en el marco del próximo Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León, en apoyo a la actividad trashumante. Entre ellas, los ganaderos que practiquen la trashumancia recibirán un 50 % más del importe total de la ayuda agroambiental que les corresponda recibir por realizar prácticas de pastoreo.

Además, las explotaciones con animales inscritos en los Libros Genealógicos de razas autóctonas, como de la Avileña, serán preferentes en la ayuda agroambiental teniendo preferencia aquellas explotaciones con un programa de mejora genética.

También se promoverá entre los ganaderos la realización de inversiones permanentes en cebaderos en los que se concentren la oferta de aquellas explotaciones ganaderas con mejores estatus sanitarios, lo que permitirá una mejor salida a los mercados exteriores.

Por último, se incentivará a los titulares de pastos a la realización de inversiones que garanticen medidas de bioseguridad de las explotaciones ganaderas y que fomenten el estatus sanitario.

La trashumancia en la Península Ibérica se remonta a tiempos prehistóricos cuando los primitivos pastores nómadas recorrían el territorio buscando los mejores pastos y el clima más benigno para sus rebaños. Se trata de una actividad que se ha mantenido a lo largo de nuestra historia al permitir el aprovechamiento de zonas con productividad limitada, por el clima o por el suelo, y contribuir a la conservación de las razas autóctonas.

En Castilla y León practican la trashumancia en la actualidad 344 ganaderos con 18.847 animales. La provincia de Ávila concentra el 85 % de los animales que utilizan este sistema, con 305 ganaderos y 16.095 reses. Esta provincia acoge cada año esta tradición que sigue viva en los ganaderos de ganado vacuno de raza autóctona Avileña-Negra Ibérica. Desde el 21 de junio, cerca de 20.000 animales vuelven a recorrer los kilómetros que separan las tierras de Extremadura y Castilla La Mancha, hasta los pastos de Ávila, donde los animales pasan los meses de verano.

Sector vacuno de carne

Castilla y León cuenta con 14.926 ganaderos dedicados al vacuno de carne, el 40 % del total de ganaderos de la Región y 1.085.118 animales, situándose como la comunidad autónoma con mayor censo de España, con el 22 % del total nacional. Se trata del segundo sector ganadero en importancia de la Comunidad con un valor de su producción que en 2013 fue superior a los 500 millones de euros, un 2 % más que en 2012, principalmente motivado por el aumento de exportaciones hacia países árabes como el Líbano, Argelia y Turquía.

Las explotaciones de vacuno de carne en Castilla y León se distribuyen principalmente en la zona sur-occidental de la Comunidad, donde existen amplias zonas adehesadas que permiten además, un sistema de producción extensivo de alta calidad.