Si la alegría es el símbolo de la provincia de Cádiz, Toro Tapas da esa sensación desde el primer momento. Pero lo hace de forma natural, sin tener que acudir a tópicos

El Puerto de Santa María (Cádiz) – 29 AGO 2016 – Pepe Monforte (Cosasdecome.com)

El sitio, a pesar de que ocupa el espacio de una antigua bodega, es muy luminoso y su decoración, fundamentada en madera de tonos claros, como de barriles recién estrenados, llama la atención.

Toro Tapas está en la calle Los Moros, en el centro de El Puerto, muy cerca del hotel Santa María de El Puerto y de la zona de atraque de los catamaranes, que comunican por mar a la ciudad con Cádiz y Rota. El espacio ocupa 400 metros cuadrados. Tiene entrada tanto desde la calle Los Moros número 7, donde está ubicado, como desde el patio que da entrada a las bodegas de Osborne.

El-Puerto Toro Tapas

Interior de El-Puerto Toro Tapas

El sitio es el segundo paso de la firma portuense para convertir su espacio de la bodega Los Moros en un atractivo espacio dedicado al enoturismo, un modelo en auge y con el que espera aumentar de forma notable las visitas de los turistas, con el consiguiente beneficio también para la ciudad, necesitada de promocionar su casco histórico. La primera de las etapas fue la apertura de «Toro Gallery», una zona expositiva, una especie de museo a lo moderno, donde se recorre desde muchos puntos de vista la figura del famoso toro de Osborne.

Ahora, con la apertura de Toro Tapas el pasado jueves 11 de agosto, se completa la segunda fase del proyecto, que tendrá aún varios hitos importantes. El próximo será la apertura de una tienda, comunicada con el bar con una inmensa zona acristalada, y en la que se venderán no sólo vinos y productos gastronómicos sino también lo que llaman «universo Toro» y son todos los productos relacionados con el famoso logotipo de la firma. Todos estos espacios serán los grandes protagonistas de las visitas turísticas a estas instalaciones llenas de preciosos patios que se alternan con los espacios dedicados a la crianza de los vinos.

Nos centramos en Toro Tapas. El espacio ocupa 400 metros cuadrados dividido en varias estancias. Hay una barra en forma de L, mesas altas en torno a ella y después como dos salones más, aunque ninguno de ellos está separado del otro de forma contundente.

Hay también terraza, de esas con encanto, en un patio y cubierta con grandes sombrillas de color negro. En Toro Tapas se puede beber toda la gama de Osborne, desde sus jereces, hasta los vinos que comercializa de otras partes del mundo. Se ofrece a los visitantes disfrutarlos a la antigua usanza, en catavinos o como recomiendan los nuevos gurús del vino, en copas más amplias que permiten disfrutar más de los aromas de los jereces y que le dan como más señorío.

Toro Tapas ha sido diseñado por «Estudio Ollero», una firma con sede en El Puerto y dirigida por el arquitecto Javier Ollero. Para desarrollar el proyecto de Toro Tapas, Osborne decidió confiar en Carlos Saura y Juan Pedro Osborne, dos conocidos empresarios de El Puerto y con amplia experiencia en el sector de la hostelería. Ellos se han encargado de desarrollar la idea. Carlos Saura señala que «lo que hemos querido reflejar aquí es la forma de comer del Sur, la combinación entre los jereces y los platitos para compartir. Esa forma de comer desenfadada, alegre, lumimosa, es la que queremos ofrecer aquí. Tenemos todos los productos característicos de la provincia y los ofrecemos en platos para compartir, en raciones generosas de tamaño, porque creemos que alegría y generosidad son dos conceptos complementarios.

En Toro Tapas la carta tiene dos formatos de presentación, los platitos y los platos. El primero sería una especie de tapa «generosa» y el segundo lo que entedemos por ración. Saura señala que se ha intentado recorrer la gastronomía gaditana. No falta ninguna estrella Para ejecutar esta «selección» del tapeo gaditano Saura y Osborne cuentan con un equipo de 20 personas. Al frente de las cocinas está el cocinero jerezano Angel Archilla con el que ya trabajaron cuando abrieron el restaurante 470 en El Puerto de Santa María, donde ahora se encuentra el Fogón de Mariana de Puerto Sherry.

En la carta también tienen protagonismo los productos ibéricos. De hecho son los de la prestigiosa firma andaluza Sánchez Romero Carvajal, participada por Osborne. De ellos tienen tanto el jamón como otros productos como la carne ibérica que se utiliza para la carrillá, guisada con el oloroso 10 RF de Osborne o para el bocadillo de lomo en manteca, realizado con pan de estilo gallego y acompañado con un poquito de cebolla crujiente. Y con toques innovadores. En la carta de postres no falta ni el tocino de cielo, presentado en crema con un helado de almendras o la leche frita.

Pero la segunda gran apuesta de Toro Tapas son los jereces. El bar ofrece la oportunidad de probar por copas (10 euros) algunos vinos viejos de gran prestigio de la firma como el oloroso Sibarita, el amontillado 51-1º o el Pedro Ximénez Venerable. Ya para grandes aficionados están disponible botellas de Solera India, un oloroso cuya solera es de principios del siglo XX, o de otros vinos muy viejos de la firma que salen a 199 euros.

En la carta también se incluye un apartado de combinados con jereces (sherry cocktail) como el Alma del Sur, que combina Fino Quinta con azúcar, hierbabuena y Ginger Ale o el Pedro Ximénez con zumo de naranja y Martini Rojo.