La bodega Pagos de Villavendimia ha presentado sus vinos de majuelo en el restaurante Alabaster de Madrid a periodistas a sumilleres, con el fin de poner en valor los vinos parcelarios que elaboran en sus fincas de La Seca, Valladolid

Valladolid – 20 OCT 2016 – Redacción

Vidal y Alicia Vidal, los hermanos al frente del proyecto desde 1995, quisieron transmitir a los asistentes la labor ancestral que desarrollan con el fin de preservar el patrimonio vinícola del viñedo de La Seca, siguiendo las técnicas que sus antepasados practicaban en los majuelos propiedad de la familia.

El primer vino de la cata fue Escribiente,  un monovarietal verdejo procedente de una parcela en ladera orientada al norte con diferentes suelos, fundamentalmente calizo en la parte superior y arenoso en la inferior.

El segundo vino fue uno de los más especiales de la bodega, Varrastrojuelos, elaborado con 100% viura, algo no muy habitual en la zona, proveniente de una sola parcela de casi 100 años de edad, un viñedo en vaso de suelo calcáreo.

Pagos de Villavendimia

Presentación de los vinos de Pagos de Villavendimia en el restaurante Alabaster de Madrid

Finca Buenavista y Fina El Alto fueron los dos verdejos que se cataron a continuación, el primero de cepas plantadas en vaso de suelo con canto rodado y subsuelo arenoso y, el segundo, de viñas también en vaso pero sobre suelo calcáreo y canto rodado, con subsuelo calcáreo.

La tinta fina Las Sernas fue el quinto vino de la cata, un tinto muy especial que ya elaboraba el padre de Alicia y Vidal, quien plantó las viñas en vaso sobre un suelo de cantos rodados de pequeño tamaño.

Pagos de Villavendimia fue pionera en España en elaborar vino de hielo. Dulce Locura fue el último vino de la presentación, un 100% viura que en el que los racimos se pasifican poniendo un tercio al sol, un tercio a la sombra y un tercio provocando una botrytis noble y que, tras la fermentación alcohólica, permanece en barrica más de 20 meses.

La bodega

Pagos de Villavendimia nació con el objetivo de elaborar vinos parcelarios, procedentes de los distintos majuelos de la finca. Los majuelos se elaboran por separado para permitir que expresen su propia personalidad, atendiendo también a sus singularidades, como el suelo, la altitud o la orientación.

Las variedades blancas empleadas son las autóctonas de la zona, Verdejo de más de 80 años, Viura de cepas centenarias y una pequeña parte de la casi extinta Prieto Picudo Blanco. También se vinifica con las variedades tintas Syrah, sobre suelo arenoso, y Tinta Fina, sobre suelo de canto rodado

Las prácticas culturales que se realizan en el viñedo siguen la filosofía ecológica, se emplean plantas y productos naturales, herencia de la tradición. Con la cetrería, las aves rapaces controlan la presencia de determinadas poblaciones, un arte ancestral. Los majuelos de Pagos de Villavendimia están custodiados por higueras como indicadores biológicos y cuentan con reservorios de fauna útil que dan cobijo a los insectos, con el fin de mantener un ecosistema vivo.