¿Recordar
mis datos?
Registro ¿Contraseña olvidada?
publicidad

Patrimonio de León: Murallas de Astorga

0 Flares 0 Flares ×

La muralla romana de Astorga, visible en la actualidad, se construye a finales del siglo III d.C. o principios de la siguiente centuria en el marco de un proceso de fortificación que tuvo lugar en la Península Ibérica y que afectó con mayor intensidad al noroeste hispano

Astorga – 6 FEB 2017 – Redacción

Las causas que motivaron su construcción se asocian a un periodo de inestabilidad vivida en los últimos años del imperio romano, especialmente originada por las incursiones de los pueblos bárbaros desde el centro de Europa.

Tiene una longitud de 2’2 km. y abraza un recinto de 26 Ha. de superficie.

Presenta las características de otras muchas fortificaciones construidas en este mismo momento (León, Lugo, Cacabelos…), destacando el considerable engrosamiento de sus lienzos – entre 4 y 5 metros – con respecto a recintos construidos en épocas anteriores, y la altura de las torres que lo jalonaban.

Los lienzos de la muralla de Asturica se construyeron con dos paramentos de mampostería sin trabajar, fundamentalmente piedra del país –cuarcita – , sobre los que se vertieron sucesivas tongadas de un núcleo de hormigón – Opus Caementicium – .

Muralla y Palacio Episcopal de Astorga

Muralla y Palacio Episcopal de Astorga

En las zonas de mayor prestigio, como es el caso de las puertas, se dispone un aparejo de grandes sillares de granito del género Opus Cuadratum, en muchos casos reaprovechados de construcciones anteriores, que aporta monumentalidad a la construcción. La llamada Puerta Romana es la única que se conserva contemporánea a la edificación de la muralla y sus restos se pueden visitar en el parque del Melgar.

Evolución histórica del recinto amurallado de Astorga

Establecer la evolución del recinto amurallado astorgano es, en buena medida, hablar de la historia de la ciudad, de la que corre pareja. Durante época romana no existe constancia de acontecimientos bélicos a los que se enfrentara esta construcción y que permitiera experimentar su funcionalidad. En el siglo VI, existen algunas noticias sobre el asalto de Teodorico y posterior saqueo.

Lo cierto es que la solidez de esta muralla permitió a la ciudad constituir una auténtica plaza fuerte en la Alta Edad Media, durante el avance del reino asturiano hacia el Sur. Tras una serie de intentos infructuosos de asegurar la ciudad, la repoblación efectiva se daría bajo el reinado de Ordoño I, hacia el año 853, y parece que, tras las campañas de Alfonso III, la frontera debió quedar lo suficientemente alejada, como para que el rey Magno tomase Astorga como sede de su corte y se enterrase en su Catedral. Los acontecimientos posteriores llevaron a su sucesor Ordoño II a asentarse definitivamente en León abandonando la antigua capital asturicense.

En lo sucesivo, la ciudad no sufrirá más que esporádicos episodios bélicos. A fines del siglo X experimenta el asalto de Almanzor que, según las fuentes de la época, desmocha las torres. Más adelante, a finales del siglo XII será asediada por Alfonso de Aragón y por Alfonso VIII de Castilla, resistiendo ambos envites.

A finales del siglo XIII se documentan reparaciones de la mano del obispo Nuño, a quien se le atribuye una importante labor constructiva en la ciudad de Astorga, no obstante, desconocemos el alcance que tuvieron estas intervenciones, que pudieron haber transformado sensiblemente el aspecto de la fortificación romana.

En épocas sucesivas se registran acciones menores, hasta la guerra de la Independencia, etapa clave para comprender los cambios experimentados en su fisonomía. Las destrucciones provocadas por el duro asedio francés serán sustanciales, dado que buena parte de los muros fueron abatidos por la artillería, fundamentalmente en tramo Norte y Este. A ello hay que unir que el ejército español, una vez recuperada la ciudad, procedió a demoler parte de lo que aún quedaba en pie para evitar su vuelta a manos de los franceses.

Desde este momento, la historia de la muralla de Astorga es un continuo intento de reconstrucción que llega hasta nuestros días, motivado por los problemas, casi irreparables, ocasionados por la artillería en la guerra de la Independencia y el progresivo descalzamiento de la estructura defensiva, que han venido provocando numerosos derrumbes en diversos puntos de su trazado.

Publicar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Las Galerías Fotográficas de SoyRural.ES
Blogs amigos
Blog de David Soto Blog de Julio Miguel Soto - Pueblos y Gentes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- 0 Flares ×