¿Recordar
mis datos?
Registro ¿Contraseña olvidada?
publicidad

Patrimonio Natural de León: Paisajes con lagos, lagunas y embalses

0 Flares 0 Flares ×

Recorriendo las tierras leonesas podremos descubrir un número importante de lagos, lagunas y embalses que saciaran los ojos del visitante con estampas espectaculares

León – 15 MAY 2017 – Destino León

Aguas cristalinas rodeadas de altas montañas y verdes praderas formadas unas de un modo natural y otras por la acción del hombre, y que algunas de ellas guardan leyendas que han pasado de generación en generación. En este artículo os recomendamos ocho lugares de la provincia 1ue no os podéis perder.

Comenzamos nuestro viaje en el tristemente famoso Embalse de Riaño. Conocida por todos fue la negativa de los vecinos de ocho localidades a abandonar el que había sido su hogar. Batalla al final perdida y de la que más de 30 años después solo queda un triste y doloroso recuerdo. En la actualidad en embalse es un bello paraje en el que se reflejan las montañas del Parque Regional de la Montaña de Riaño y Mampodre. Llegamos a él por la N-625 y pocos kilómetros después de la presa se presenta antes nuestros ojos un espectacular anfiteatro natural en el que se elevan majestuosas paredes de piedra caliza, y en medio de ellas el nuevo Riaño. Bosques de tejos, hayas, acebos, robles y todo tipo de plantas aromáticas y medicinales, sin olvidarnos del capilote o narciso de montaña que cada mes de mayo tiñe de amarillo las extensas praderas, forman parte de la variedad vegetal de esta zona del norte leonés.

Viata panorámica de Riaño (León)

Viata panorámica de Riaño (León)

En cuanto a la fauna, estas tierras son el hogar de las dos especies más emblemáticas de la Cordillera Cantábrica, el oso pardo y el urogallo, sin olvidarnos de la cabra hispánica y por supuesto de la trucha que tanto abunda en los ríos leoneses. Muchas son las posibilidades que el embalse ofrece al visitante. Además de disfrutar de paisajes espectaculares o realizar diferentes rutas de senderismo por los alrededores, no podemos olvidarnos de los deportes náuticos, la vela o el surf son algunas de las opciones que se nos presentan. Y para completar la oferta, desde hace algunos meses el Ayuntamiento de Riaño ha recuperado una iniciativa que permite navegar en un catamarán de 22 plazas y así conocer los llamados “fiordos leoneses”, y observar la fauna salvaje y los paisajes de caliza, hayedo y robledal.

Nuestro siguiente destino es el Lago de Isoba, en el municipio de Puebla de Lillo. Situado al norte de la provincia, dentro del Parque Regional de la Montaña de Riaño y Mampodre se trata de un lago de origen glaciar situado 1.120 metros de altitud, en el paraje conocido como Vega Fonda y rodeado de los picos San Justo (1.954 metros) y Los Niales (1.754 metros). Su acceso es cómodo pues se encuentra al lado de la LE- 332, carretera que nos lleva hasta la Estación Invernal de San Isidro. Durante generaciones los vecinos del Lago de Isoba han crecido contándose la leyenda que cuenta como se originó el lago. Esta historia cuenta que en cierta ocasión unos santos que peregrinaban a Santiago de Compostela por el camino del norte hicieron una parada en el pueblo de Isoba buscando descanso y comida. Después de “picar” en todas las casas y de recibir un no por respuesta su dirigieron a una de las últimas viviendas del pueblo. Esta era la del cura que rápidamente les invito a entrar, pero como eran muchos y no tenía ni espacio ni comida para todos, algunos de los santos decidieron ir a la última casa del pueblo. Aquí vivía una mujer que en pueblo era conocida como “la pecadora” y que las malas lenguas aseguraban que era la madre soltera del párroco. Esta buena mujer accedió gustosamente a darles cobijo y para poder alimentar a todos sacrifico la única vaca de que disponía, con la promesa de que Dios proveerá y que recibiría el ciento por uno. A la mañana siguiente cuando los peregrinos se disponían a continuar su viaje la buena mujer se dirigió a uno de ellos y le pregunto que tenía que hacer con los huesos de la vaca que le habían dicho que guardase. El santo le dijo que los esparciese por el corral. Así lo hizo la mujer y después de una bendición del peregrino de cada uno de los huesos surgió una hermosa vaca. Ante tal milagro la buena mujer salió corriendo y fue a contarles a todos los vecinos lo que en su corral había sucedido. La respuesta de estos fue lanzar todo tipo de improperios a la mujer, incluso alguno quiso robarle alguna de las vacas. Ante esta situación la mujer corrió en busca de los peregrinos y cuando los encontró les contó lo que había sucedido. Entonces uno de ellos dirigió su mirada al pueblo y en tono solemne dijo: “¡Húndase Isoba, menos la casa del cura y la de la pecadora!” Inmediatamente las aguas inundaron el valle que acogía el pueblo, formándose así el Lago de Isoba.

Lago de Isoba (León)

Lago de Isoba (León)

Continuamos el camino dejando el sol a nuestra espalda y nos dirigimos al siguiente destino, el Embalse de Casares. Situado en la localidad de Casares de Arbas, en el término municipal de Villamanín, y dentro de la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga, este embalse es un pequeño reservorio de agua que atrae a numerosas especies de aves acuáticas. Rodeado de montañas entre las que sobresalen las conocidas como las Tres Marías, en la primavera se nos presenta con un espectacular manto verde adornado con una gran variedad de flores silvestres donde destacan por encima de todo los lirios de montaña con esa tonalidad tan característica entre azules y morados. Estampa que completan las vacas que allí pastan vigiladas de cerca por los impresionantes mastines, defensores del ataque del siempre temido lobo. Pero este paraje ofrece más posibilidades además de disfrutar del paisaje. A pesar de no tratarse de uno de los lugares más conocidos, es un lugar ideal para pasar los días disfrutando de la pesca. La provincia leonesa, famosa por sus ríos trucheros tiene en este lugar un destino más donde practicar este deporte, así como todo tipo de actividades náuticas. Sin olvidarnos de las posibilidades que nos ofrece para realizar rutas de senderismo o para los más atrevidos, subir hasta la cima de las antes mencionadas Tres Marías. Recomendamos una ruta circular que nos permitirá además de acercarnos al embalse conocer el Valle de Arbas. Partiendo de la localidad de Casares de Arbas nos dirigimos a la presa siempre bordeando el pequeño pantano hasta el aliviadero. Continuamos la ruta en dirección a Cubillas de Arbas, pequeño pueblo de montaña que conserva la típica arquitectura popular de la zona, donde podremos hacer un breve descanso antes de continuar con nuestra excursión. De vuelta al camino nos dirigimos nuevamente a Casares pasando cerca de los pies de las Tres Marías. Se trata de una ruta de poco más de 12 kilómetros con ninguna dificultad, pues no hay pendientes y que se puede realizar también en bicicleta.

Embalse de Casares de Arbás (León)

Embalse de Casares de Arbás (León)

Damos el salto de la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga a Babía donde descubriremos la Laguna de las Verdes. Esta laguna de origen glaciar esta situada a 5 km al norte de Torre de Babia, en plena Reserva de la Biosfera de Babia y debe su nombre a la densa vegetación que cubre la laguna, sobre todo en la época de verano. Esta laguna de aguas cristalinas se alza a 1.750 metros y recoge las aguas del deshielo formando uno de los paisajes más emblemáticos de la montaña occidental leonesa. Rodeada de grandes moles macizas como el pico Montihuero (2.187 metros), la Aguja de las Colaradas (2.006 metros), la peña Los Años (2.157 metros) y la peña Chana (2.068 metros) es el hábitat ideal del tritón, anfibio de la familia de las salamandras y que esta considerada como especie protegida. Desde la población de Torre de Babia parte una ruta que nos lleva en primer lugar a la torre medieval que da nombre al pueblo, y después de cruzar el arroyo de Torre discurre entre prados de siega y cercas de piedra, hasta llegar a una majada pastoril. Desde este lugar se continua por veredas de ganado que conducen hasta la propia laguna de Las Verdes. A partir de aquí y pasando por las bases de La Cueña y Tremeo iniciaremos el descenso para regresar el pueblo.

Laguna de Las Verdes en Babia (León)

Laguna de Las Verdes en Babia (León) / Cuatro Valles

En la parte más occidental de la provincia, en la comarca de el Bierzo, nos encontraremos dos lagos que tuvieron su origen por la acción del hombre. Se tratan del Lago de Carucedo y su vecino el Lago Sumido, ambos surgidos a raíz de la explotación minera de Las Médulas. El lago de Carucedo esta rodeado de castaños, encinas y juncos y todo ello forma un espacio natural protegido como reserva ornitológica. Bajo sus aguas se pueden encontrar especies como la anguila, la boga y truchas y por sus alrededores distintas aves como patos, ánade real, garza real o el ruiseñor bastardeo, por citar solo algunos de los muchos que podremos observar si nos acercamos hasta aquí. Además se trata de un entorno ideal para la práctica de deporte y el esparcimiento. De este lago se dice que era la reserva piscícola de los monjes de Carracedo que no comían carne. Aunque en la actualidad esta claro que tuvo su origen en las explotaciones de oro, una de las leyendas que durante generaciones se ha contado sobre este lago hace referencia a que se creo por la abundancia de lágrimas de la Ondina Carissia. Esta ninfa que vivía en la legendaria ciudad de Lucerna se enamoró del general romano Tito Carissio, conquistador de la ciudad de Lancia y dominador de todo el Bierzo. Pero al tratarse de una astur, raza y pueblo que los romanos tenían que dominar fue burlada y despreciada por el general. Tanto dolor sintió que vertió lagrimas durante muchos años y esas lagrimas primero inundaron la ciudad de Lucerna y posteriormente formaron el lago. También la leyenda dice que cada día de San Juan, cuando los rayos del sol doran las aguas, se vislumbra en el fondo el reflejo de Lucerna y esa misma noche la Ondina Carissa sale del lago en busca de algún mozo.

Lago de Carucedo (El Bierzo)

Lago de Carucedo (El Bierzo) / cornatelmedulas.es

Continuamos el camino para acercarnos a Las Médulas y allí hacer una parada en el lago Sumido. Como el anterior tiene su origen en la actividad minera romana que cambió los sistemas de drenaje natural del entorno, formando los conocidos lagos y humedales de Las Médulas, y que en la actualidad son objeto de protección medioambiental. Desde la iglesia del pueblo de Las Médulas parte una ruta que nos llevará hasta el lago y que por su comodidad se puede hacer a pie o en bicicleta. El itinerario es lineal y tiene una longitud de 1,9 kilómetros (ida y vuelta) y se tarda aproximadamente en realizar unos 15 o 20 minutos a pie y de 5 a 7 en bicicleta (solo ida)

Dejamos atrás el paraje de Las Medúlas y nos dirigimos al sur de la provincia para visitar la vecina comarca de La Cabrera, donde la huella de los romanos en forma de minas de oro y canales de agua ha quedado grabada en cualquiera de los rincones que visitemos. Esta comarca, que en el pasado fue conocida como las Hurdes leonesas debido al aislamiento que padeció, es probablemente la zona de la provincia que más y mejor etnografía conserva. Nuestro primer destino es el Lago de La Baña. De origen glaciar, el año 1990 fue declarado Monumento Nacional. Incluido dentro de la RED NATURA 2000, incluido en la ZEPA y el LIC, además esta recogido en el Catálogo de Zonas Húmedas de Castilla y León. Situado a 1.380 metros de altitud la vegetación se caracteriza por la presencia de un pequeño bosque de abedules, junto con tejos, acebos y serbales. A una distancia aproximada de 10 kilómetros de La Baña, se accede desde el pueblo, el primer tramo por carretera, después por pistas abiertas para la explotación de la pizarra y por último por un camino. Muchas son las leyendas que tienen como protagonista este lago. Una de ellas hace referencia al castigo que un campesino recibió por trabajar en día santo. Otra nos cuenta que un pastor ahogó las cabras de su vecino y este se tiró al lago para salvarlas. Según se cuenta en las noches de luna llena se oyen los lamentos de las cabras.

Lago de La Baña

Lago de La Baña

Desde aquí nos dirigimos a la localidad de Truchillas para conocer el lago del mismo nombre. Para llegar hasta el Lago de Truchillas, también declarado Monumento Natural tomamos el camino que sale de la carretera que une el pueblo con el Alto del Peñón. Este camino nos permite contemplar un paisaje modelado por los glaciares que ocuparon este valle desde el Cuaternario. La primera parte del recorrido se hace por un amplio sendero, con poco desnivel y que discurre paralelo al río. Un puente de madera nos permite vadear el río y continuamos por la “Cuesta Millín”. Una vez salvado el desnivel continuamos por un amplio valle que nos lleva hasta la “Llama de los Cochinos”, una pradera de césped tradicionalmente aprovechada por el ganado. Más adelante el camino gira a la derecha y ante nuestros ojos se presenta el espectacular circo rocoso que circunda el lago. Si realizamos el recorrido en la primavera un impresionante manto de brezos y retamas que tiñen el valle de de rosa y amarillo nos acompañaran en nuestra excursión. Estos matorrales de pequeño porte han desplazado la vegetación original. Los bosques de abedul, aliso, roble y serbal que en el pasado probablemente ocuparon el valle aparecen en la actualidad reducidos a pequeñas manchas, además impiden observar los depósitos glaciares y las formas cinceladas por el hielo, que durante millones de años ocuparon este valle.

Lago Truchillas en La Cabrera

Lago Truchillas en La Cabrera (León)

Publicar una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Las Galerías Fotográficas de SoyRural.ES
Blogs amigos
Blog de David Soto Blog de Julio Miguel Soto - Pueblos y Gentes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Email -- 0 Flares ×