Nuestro camino arranca en el municipio Támara. La bella iglesia de San Hipólito el Real guarda, haciendo auténtico equilibrismo, uno de los más impresionantes órganos de nuestra ruta. Totalmente recomendable.

No muy lejos y en un lugar insuperable; la, encontramos otro auténtico capricho para los sentidos. Exquisitamente tallada y policromada, la caja barroca de este órgano hará que alcancemos el cielo; como los tres ángeles músicos que se encuentran colocados en la tribuna de estilo mudéjar que corona a este órgano.

Pero si el Camino de Santiago tiene dos puntos clave en su trascurso por la provincia; nuestra ruta musical no podía ser menos, y haremos una parada obligada en las localidades de Carrión de los Condes y Frómista.

Rodeado de la antigua muralla que protegía la localidad y custodiada por un peregrino de metal; la Iglesia de Santa María del Camino cuenta, además de con la maravillosa portada románica,  con un coqueto y sencillo órgano. Esta joya musical franquea la única ventana del templo, lo que obligó al maestro organero a estructurar su caja de resonancia. Pero no es el único. Carrión de los Condes alberga una auténtica ristra de estos instrumentos que relatan la intensa historia de la localidad. Es el caso del Monasterio de Santa Clara, San Zoilo o el majestuoso órgano de la Iglesia de San Andrés.

Por su parte, la maciza Iglesia de San Pedro de Frómista alberga bajo su coro un colorido y magnífico órgano totalmente representativo de la escuela castellana.

Órgano de la Iglesia de San Juan Bautista, Santoyo (Palencia)

Órgano de la Iglesia de San Juan Bautista, Santoyo (Palencia)

Corazón musical de Tierra de Campos

Grijota es, por mérito propio, la primera parada de esta ruta. La coraza de piedra y ladrillo de la monumental Iglesia de Santa Cruz resguardan una maravilla musical en granate y aguamarina; repleta de motivos florales y pájaros que Pedro Merino de la Rosa construyó en 1731.

Ponemos rumbo hacia tierras de ilustres del arte y la literatura, Paredes de Nava. Su Iglesia principal, la de Santa Eulalia, además de evocarnos mudéjar por los cuatro costados, recoge el mejor arte sacro de la provincia y las notas de este milenario y desconocido instrumento. Fue el ilustre Tadeo Ortega quien en 1793 construyó este órgano, el más majestuoso de su producción. Instalado en el coro de este maravilloso templo, llama la atención con solo ver relucir su trompetería, así como el verde y dorado de sus tonalidades.

Continuamos nuestro camino por estas tierras y en el horizonte adivinamos una impresionante torre de estilo gótico tardío, la Estrella de Campos. El significado es claro, ya estamos en nuestra próxima parada, Fuentes de Nava.

La iglesia de San Pedro es la encargada de albergar este órgano de impresionantes dimensiones y originalidad por sus dos teclados. El ambiente pastoril que plasmó  el gran pintor francés Roger Chapelet, seguro que consigue trasladarnos a otro tiempo. Aunque silenciado varios años, otro miembro Chapelet se encargó de revivirlo de nuevo en 1977. Actualmente y tras nuevos retoques,  podemos disfrutar de su sonido con todo esplendor.

Nuestra ruta musical va llegando a su fin y no podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar la Iglesia de Nuestra Señora de Tovar en Meneses de Campos, una auténtica joya. Su órgano, saqueado en épocas pasadas, luce ahora azules, rojos, dorados, ornamentos celestiales y metal, mucho metal; que componen este grandioso instrumento en el que aún se conservan los antiguos fuelles para ser tocado a la manera tradicional.

Pero sin duda, podemos decir que nuestra última parada, Ampudia, lo tiene todo; y no podía ser menos un bello órgano. La bella colegiata de San Miguel protege esta obra del ilustre Tadeo Ortega, el único de toda su obra que tiene un juego de pedal independiente. Decorado con pinturas de falso mármol en crema, marrón y el color del barroco por excelencia, el dorado; impide que apartemos la vista de él un solo segundo y no sólo cuando es tocado.

Aunque el órgano es para muchos el gran desconocido de la música, hay que reconocer que pocos instrumentos han estado más cerca de nosotros a lo largo de la historia para ser oídos y admirados. En el caso de Palencia este idilio continúa. Durante los meses estivales se ponen a funcionar a todos ellos bajo el paraguas del ya popular Festival de Órgano. Si aún no lo conoces, te invitamos a descubrir no sólo su música sino también las claves de su arte y, por supuesto; pasear por sus bellos templos y ciudades.

Foto de portada: Órgano de la iglesia de de Santa Eulalia, Paredes de Nava (Palencia)