Los expertos en salud aseguran que no comemos suficiente fruta y que, por el contrario,consumimos demasiados dulces

Madrid – Redacción – 19 DIC 2013

Buscando soluciones encaminadas a invertir estas dos tendencias, un equipo de científicos de la Queen’s University (Belfast, Reino Unido) llevó a cabo un estudio en el que pensaron que la psicología podría servir de ayuda. 

Este estudio, publicado por Pub Med, Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., trataba de averiguar si el hecho de imaginar una porción de fruta, visualizando los colores, la consistencia, el sabor, aumentaría el deseo de comer más cantidad de fruta, contrastando esta opción, en las mismas circunstancias, con la visualización de un dulce.

Mostrador con gran surtido de pasteles

Mostrador con gran surtido de pasteles

Para ello se utilizaron más de doscientos voluntarios, divididos en tres grupos: a los participantes del primer grupo se les pidió que pensaran en fruta; a los del segundo, que pensaran en un dulce, pastel o galleta a su elección; y a los del último grupo, que no pensaran en nada en absoluto.
La intención de consumo

Inmediatamente después, los participantes respondieron a una serie de preguntas sobre sus preferencias alimentarias, las intenciones futuras de consumo, y se les ofreció una recompensa de una cesta de frutas y barritas dulces. Dos días más tarde se les preguntó por correo electrónico si aún les quedaba alguna fruta o dulce de las que les habían entregado, así como sobre sus intenciones de consumo.

Una vez controlados los posibles factores de sesgo (como la posibilidad de que hubiera más aficionados a la fruta en un grupo que en otro), los investigadores comprobaron que los que pensaron en imágenes de fruta no habían aumentado en absoluto sus deseos de comer más fruta pero, sin embargo, los que habían imaginado el dulce sí habían aumentado sus intenciones de consumo, en comparación con los del grupo que no habían pensado en nada.