El presidente de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico lanzaba un llamamiento a los 140 alumnos que han participado en el Seminario sobre Historia del Monacato

Aguilar de Campoo (Palencia) – 9 AGO 2016 – Redacción

La despoblación y la falta de vocaciones son, según apuntaba Peridis, dos problemas acuciantes que están poniendo en riesgo la pervivencia de monasterios y templos. Señalaba el presidente de la Fundación que para lograr que este patrimonio se mantenga “es necesaria la implicación de todos”.

Comentaba Peridis que seminarios como el de Historia de Monacato llevan 30 años concienciando en torno al patrimonio como parte de “nuestra historia, de nuestra memoria y como garante de nuestro futuro”.  En su intervención ha estado acompañado por los directores del Seminario, Ramón Teja y José Ángel García de Cortázar quienes han avanzado que el próximo año el tema central de las jornadas, que se desarrollarán del 31 de julio al 3 de agosto, será el monacato en su relación con la sociedad.

Foto de familia de los asistentes al Seminario sobre Historia del Monacato

Foto de familia de los asistentes al Seminario sobre Historia del Monacato

Mientras se prepara la próxima edición del curso, se trabaja en la elaboración de las actas del presente seminario, en el que nueve investigadores han ayudado a los alumnos a profundizar y a reflexionar en torno a diferentes aspectos de las órdenes femeninas en la España medieval.

Monográfico sobre el monacato femenino

A lo largo de tres jornadas y media, los 140 participantes han podido adentrarse en las vicisitudes el papel que jugaron las mujeres en la Roma pagana y cristina o en las diferentes expresiones del monacato femenino, desde las freiras, a las reclusas, las monjas o las beatas; también ha habido tiempo para analizar su representación en el arte medieval o las características y principales diferencias de las dos grandes órdenes monásticas del románico, benedictinas y cistercienses.

Siglos reivindicando la igualdad

Un profundo análisis que ha servido para comprender que la reivindicación de oficiar en las mismas condiciones que sus compañeros varones o disponer de los mismos derechos, no es una lucha actual, sino que se remonta a la Edad Media,  cuando ciertas abadesas hicieron patentes sus pretensiones episcopales.

El curso ha servido también para desmitificar la imagen que tenemos de las órdenes militares, incidiendo en que eran, “órdenes religiosas al servicio de la iglesia, dedicadas a la defensa armada de las fronteras de la cristiandad frente a paganos y musulmanes”. Muchas de estas  órdenes, según explicaba el experto Carlos Barquero Goñi, contaron con mujeres entre sus filas.

De hecho, las órdenes militares femeninas tuvieron una considerable presencia, “en el siglo XVI la orden de Santiago llegó a tener hasta 17 conventos distribuidos por toda Europa de los que 10 estaban en España”.  El primero de estos cenobios de freiras de Santiago fue el de Santa Eufemia de Cozuelos, en Palencia, que en el siglo XII pasa a ser exclusivamente femenino.  En este espacio, explicaba Goñi, las freiras, muchas de ellas de la alta nobleza de la época, “llegaron a crear un auténtico microcosmos femenino, en el que gozaban de relativa libertad y un notable grado de poder”.

Visita guiada a monasterios del entorno

El monasterio de Santa Eufemia de Cozuelos ha sido, precisamente, uno de los tres espacios que los alumnos del curso han podido visitar, junto con el de San Andrés de Arroyo,  monasterio femenino de la orden cisterciense, y el de Santa Clara de Astudillo, cenobio de clarisas. Lugares en los que han podido descubrir el contexto histórico en el que se desenvolvió el monacato femenino y cómo ha evolucionado con el paso del tiempo.