A partir de diciembre y enero, las pistas de esquí se llenan de aficionados a la nieve. Esta actividad, en cuantiosas ocasiones, está vinculada con el turismo rural pues la cercanía de muchos alojamientos se convierte en el punto fuerte de estos establecimientos. No obstante, no todos los sistemas montañosos con pistas de esquí tienen la misma acogida en turismo rural.

Según el portal de casas rurales Club Rural, el Pirineo Aragonés es a lo largo de estos tres meses (enero, febrero y marzo) la zona con más demanda de turismo rural cerca de la nieve. Un 2.32% de las reservas han ido a parar aquí, seguido de los Picos de Europa con el 1.73%. El Pirineo Catalán también ocupa una posición importante con el 1.63% como destino preferente para los viajes de nieve.

Unos datos que dejan al norte de España como el destino con más demanda para quienes van en búsqueda de pistas de esquí.

No obstante es interesante desglosar estos viajes en periodos de tiempo. Mientras que en enero son los Picos de Europa lo más solicitado con el 3.04%, en febrero es la Sierra de Guadarrama (2.03%) la zona con más interés.

Pero las reservas en casas rurales cerca de las pistas de esquí se incrementan sobre todo en marzo, coincidiendo este año con Semana Santa. Los destinos más importantes para estas fechas son los Picos de Europa, donde las casas rurales se posicionan en primer lugar con el 3.94% de las reservas. A continuación la Sierra de Gredos con el 2.39%, estando el Pirineo Aragonés (1.98%) como tercera opción. La importancia que el Pirineo Catalán o Sierra Nevada tienen en otros momentos del invierno, parece reducirse en Semana Santa.