El Diario Oficial de Extremadura (DOE) ha publicado este viernes, día 5, una orden mediante la cual el Gobierno autonómico aprueba el plan de recuperación del águila imperial ibérica en la región y otras dos órdenes con la aprovación de los respectivos planes de conservación del hábitat del águila perdicera y del buitre negro

Cáceres – 10 JUN 2015 – INT

El Águila Imperial Ibérica (Aquila adalberti Brehm, 1861) es el águila «más amenazada» de Europa y una de las siete aves de presa «más escasas» del mundo. Su población mundial se sitúa en torno a 407, todas localizadas en la Península Ibérica, y Extremadura mantiene una población que se aproxima al 12,2 por ciento del total.

A su vez, las poblaciones del Águila perdicera o Águila azor-perdicera (Aquila fasciata) se encuentran en declive a nivel mundial y europeo, y se estima la población reproductora europea en menos de 1.000 parejas reproductoras. De ellas casi el 80 por ciento se concentra en la Península Ibérica.

Aguila imperial ibérica

Aguila imperial ibérica

 

Por su parte, la situación a nivel nacional es variable ya que mientras en algunas Comunidades Autónomas se mantiene estable o aumenta, en otras disminuyen drásticamente sus efectivos.

Así, las únicas poblaciones consideradas como estables son las existentes en Andalucía, Levante y Extremadura, las cuales albergaran más del 80 por ciento de las parejas reproductoras españolas.

En concreto, la población extremeña de la especie, entre 90 y 105 parejas, presenta una «marcada estabilidad» en sus números desde los años 90.

Según la orden publicada en el DOE, además, recientes estudios ponen de manifiesto que la población se encuentra próxima a la saturación y junto a la población andaluza serían las principales fuentes nacionales de individuos para otras poblaciones.

Buitre negro

Por otra parte, en cuanto al Buitre Negro, se encuentra incluido en la categoría de vulnerable tanto en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero) como en el Libro Rojo de las Aves de España (2004).

En Extremadura, se considera al buitre negro como «sensible a la alteración de su hábitat» en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas (Decreto 37/2001, de 6 de marzo). También se encuentra incluida en el Anexo IV de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, relativo a especies que serán objeto de medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat con el fin de «asegurar su supervivencia y su reproducción en su área de distribución».

Además, la especies se encuentra clasificada como «Casi Amenazada» a nivel mundial (BirdLife Internacional, 2004), estando protegida por el Convenio de Berna, Convenio de Bonn y CITES, y está incluida en la Directiva de Aves (Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009), que establece la necesidad de adoptar medidas específicas para la protección del Buitre negro y sus hábitat.

Finalmente, Extremadura alberga la mayor población de buitre negro de la península ibérica, y cuenta con 919 parejas en el año 2014, lo que representa en torno al 50 por ciento de la población localizada en el territorio español.