Resulta curioso que en un mundo tan globalizado, donde miles de productos pasan al día por delante de nuestros ojos, existan lugares como este que defiende el consumo responsable de pescado. Más que curioso, utópico

Almería – 16 OCT 2015 – Redacción

Uno de los propósitos de este blog es recuperar el optimismo dentro del sector pesquero. Cuando el barco se hunde la orquesta del Titanic sigue tocando, pueden pensar algunos. Lo cierto es que, todos y todas, tenemos motivos suficientes para creer que la pesca artesanal no debe hundirse nunca. Cosa muy diferente es la capacidad que tenemos de defender y argumentar dichos motivos.

Hablamos de pesca artesanal cuando la actividad es practicada por embarcaciones menores a 15m, faena a menos de 7 millas de la costa, usa generalmente artes menores y da empleo a 3-5 tripulantes por embarcación (ya veremos definiciones más amplias).

Este modelo de pesca nos garantiza diariamente un pescado fresco y de calidad, motivos suficientes para defender su existencia. Tenemos que tener muy en cuenta que la pesca no deja de ser una actividad económica, oferente de un producto artesanal y sinónimo de sostenibilidad ambiental, social y económica.

Yo no dudo de que los pescadores, pescaderos, distribuidores y restauradores no conozcan las ventajas y propiedades del pescado capturado artesanalmente pero, poniéndonos en el peor de los casos, ahí van una serie de argumentos imprescindibles para argumentar y defender el consumo de estas capturas. Para ello nos haremos la pregunta de la primera entrada ¿Por qué debemos consumir este pescado y no otro más barato, que nos venden “con la misma calidad” (no tiene que ser cierto) y viene con un empaquetado digno de las mejores campañas de marketing?

Pesca esponsable

Pesca esponsable

Ambientalmente porque….

La pesca artesanal me garantiza que mañana seguirá existiendo pescado que pescar. La selectividad y el bajo impacto de este modelo de pesca es imprescindible para evitar la sobreexplotación de los recursos marinos y los descartes.

Socialmente porque….

La pesca artesanal ofrece mayores oportunidades laborales y sociales a los jóvenes y mujeres que otras técnicas industrializadas. Además, dicha práctica genera empleo directo e indirecto pescadores en mayor medida que la demoledora pesca industrial. De esta manera garantizamos la autonomía de la actividad y el relevo generacional en las comunidades de pescadores.

Económicamente porque….

Tenemos un producto de calidad y fresco capaz de alcanzar mayores beneficios para la flota que otras modalidades de pesca. Los costes de producción, a través de su buena gestión, nos van a permitir optimizar nuestros ingresos garantizando que la flota de nuestra ciudad o pueblo no terminará desguazándose. Todo esto pasa por una buena trazabilidad, por implantar las nuevas tecnologías a nuestra lonja y abrir el consumo responsable de pescado a la sociedad en general.

Que decir al cliente….

Todo lo dicho se puede resumir en:

  • Pescado recién salido del agua. Pasa un tiempo insignificante desde su captura a su venta.
  • Calidad garantizada. Vendemos un producto exclusivo y respetamos la capacidad de nuestro mar.
  • Mayor transparencia. El pescado no se somete a productos químicos ni a un tratamiento abusivo (esto debe ser reafirmado en la etiqueta).
  • Comer saludable no debe ser caro. El pescado es un manjar saludable para una sociedad que tiene la idea de que su consumo no es caro. Por esta razón tenemos que dar la facilidad de compra y distribución que nos exige el siglo XXI.

Quizás que la orquesta siga tocando es la única forma de creer que estamos vivos.

Artículo escrito por Simón Hernández Aguado para Almería24h.com