El Gobierno del Principado revisa el Camino de Santiago con una actuación pionera de análisis integral de sus elementos patrimoniales y sus infraestructuras. Las primeras conclusiones revelan que el estado general de la ruta costera “es bueno y perfectamente transitable en la totalidad de su recorrido señalizado”

Oviedo – 27 MAR 2017 – Redacción

El Gobierno del Principado ha dado a conocer un proyecto en torno a las rutas jacobeas asturianas que desarrolla varias de las medidas incluidas en el Libro Blanco del Camino de Santiago, presentado en noviembre del año pasado.

El proyecto denominado El Camino de Santiago paso a paso consta de tres fases: trabajo de campo, análisis  de los datos, y elaboración y explotación de la información con fines administrativos, culturales y turísticos. En la primera de ellas, Pablo León, técnico de la Dirección General de Patrimonio Cultural y uno de los máximos especialistas en gestión de la ruta, recorrerá en veintiséis etapas, metro a metro, los 518,61 kilómetros que conforman los trayectos costero, primitivo del Salvador.

Camino Del Norte a Santiago

Camino Del Norte a Santiago

A finales de la senama pasada se han presentado los datos relativos a las quince etapas del Camino de la Costa, entre Bustio (Ribadedeva) y Santiago de Abres (Vegadeo), un total de 306 kilómetros, ya revisados. De forma metódica, y con tecnología de geolocalización, se están recogiendo datos relevantes sobre los siguientes aspectos:

·     Los kilómetros totales y la especificación de los distintos tipos de firme por los que discurren: carretera asfaltada, pista de grava, pista de tierra y piedra o calle.
·     Los elementos patrimoniales vinculados a la ruta.
·     Los equipamientos de apoyo al peregrino.
·     Las incidencias detectadas que pudieran obligar a intervenir en cuestiones de señalización o estado del firme.

La información obtenida está siendo georreferenciada sobre la base cartográfica ETRS89 (la oficial en Europa y en España), lo que facilitará la gestión de la información y su actualización en el futuro. En esta primera fase, se han realizado más de 15.000 fotografías geolocalizadas de la ruta y de sus elementos inmediatamente vinculados.

El gran volumen y rigor de la información obtenida cuando culmine el trabajo de campo se utilizará para el desarrollo de una innovadora web semántica, orientada primordialmente al peregrino, pero también a la gestión administrativa del camino. La Viceconsejería de Cultura ya está trabajando en su diseño con la empresa que desarrolló, entre otras, la nueva web semántica del Museo del Prado.

Fuentes oficiales han señalado que el Camino Costero “se encuentra en un estado general bueno, perfectamente transitable en la totalidad de su recorrido señalizado”, aunque ha puntualizado que existen determinadas zonas en las que es necesario realizar actuaciones de mejora del firme, ya sea por encharcamientos puntuales o por exceso de vegetación en la ruta.

Respecto a las indicaciones de la ruta, hay que señalar que es correcta y que permite recorrer este trayecto con las señales instaladas en la actualidad, aunque habrá que reforzarla en algunos puntos de Llanes, Ribadesella, Avilés, Castrillón o Valdés.

Por primera vez, desde la declaración de las rutas jacobeas asturianas como Patrimonio Mundial en 2015, se está definiendo con precisión el camino oficial, incorporando los cambios que en los últimos años provocó la construcción de la autovía del Cantábrico, lo que supone la incorporación de las variantes que fueron aprobadas sucesivamente por el Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias.