Un grupo de voluntarios de la asociación de amigos del patrimonio cultural de León Promonumenta participó este fin de semana en los trabajos de limpieza y desbroce en el entorno de las ruinas de la ermita de Folibar, en la localidad berciana de San Esteban de Valdueza

Ponferrada – 3 ABR 2017 – Redacción

La iniciativa contó con la colaboración de representantes de las juntas vecinales de San Esteban y Valdefrancos, que destacaron el «gran significado simbólico, afectivo y patrimonial» de la torre y la ermita para los habitantes del Valle del Oza.

En ese sentido, cabe recordar que, desde tiempos inmemoriales, en torno a los muros de la ermita los alcaldes pedáneos de la Valdueza, pertenecientes al antiguo Ayuntamiento de San Esteban, discutían anualmente los asuntos concernientes a los vecinos, tales como los presupuestos, los gastos y las previsiones.

Los trabajos previos para recuperar el entorno del monumento dieron comienzo el viernes y consistieron en un desbroce perimetral de las ruinas, que se llevó a cabo con los medios propios del área de Medio Rural del Ayuntamiento de la capital berciana. Posteriormente, los voluntarios se encargaron de limpiar completamente el interior de la ermita, que tenía una gran acumulación de maleza. Todos estos trabajos contaron con el correspondiente permiso de los propietarios, pues actualmente la ermita de Folibar es de propiedad privada.

Al respecto, el principal objetivo de la actuación era intentar conservar, y salvar en último extremo, este edificio singular, que se encuentra ubicado en un paraje situado en plena Tebaida Berciana, como testimonio de la dimensión monacal y espiritual que tuvo este territorio en el pasado.

Ermita de Folibar Bierzo Valdueza

Ermita de Folibar Bierzo Valdueza