La idea es ir recuperando esa memoria y salvaguardarla a través de una o varias publicaciones que queden como testimonio para las generaciones venideras

 Astorga – Redacción – 8 NOV 2013

Ellos y ellas marcaron el recuerdo individual y colectivo de muchas de las generaciones que nacieron en Astorga a lo largo del último siglo, dejando con su historia cotidiana una impronta en el devenir de la ciudad. Algunas de esas personas estuvieron ligadas a un oficio ya desaparecido; otras, a costumbres que se van perdiendo, a épocas determinadas del año; algunas, simplemente estaban ahí, acompañado los distintos momentos de la ciudad.

La mayoría ya han desaparecido, pero siguen formando parte de nuestro imaginario, de esa memoria que a veces nos gusta rescatar para quienes nos rodean.

Catedral de Astorga en blanco y negro

Catedral de Astorga en blanco y negro

Esta iniciativa se desarrollará en torno a distintas fases.

  • Primera fase: selección  previa de personajes. Cualquier persona interesada podrá  proponer el  nombre de  un personaje relacionado con la historia cotidiana de Astorga en el pasado siglo,  hasta  el 20 de diciembre de 2013. Las propuestas podrán hacerlas  personas individuales o colectivos (en este caso podrán presentarse hasta tres propuestas), con el siguiente esquema:

– Nombre del personaje que se propone para el recuerdo
– Motivos por los que se reclama la inclusión de su nombre
– Datos de la persona que lo propone (incluyendo datos para su localización), o nombre del colectivo que lo hace (con los datos de una persona de referencia para su localización).

Dichas proposiciones se harán llegar a la  Concejalía de Cultura a través de unos buzones que con tal fin se habilitarán tanto en el Ayuntamiento como en la Biblioteca. También podrán enviarse por correo ordinario a la Concejalía (Concejalía de Cultura del Ayto. de Astorga, Pza. España s/n, 24700 Astorga) o por correo electrónico a cultura@ayuntamientodeastorga.com, especificando en  todos los casos “PARA PERSONAJES COTIDIANOS DE ASTORGA”.

  • Segunda fase: selección de los personajes que formarán parte del primer libro. Con  todos los personajes propuestos hasta dicha fecha, se realizará un listado que se dará a conocer a los distintos colectivos participantes y al resto de personas a través de los diversos medios de comunicación a nuestro alcance, estableciendo un sistema de votación popular, durante todo el mes de enero,  para seleccionar a aquellos que formarán parte del primer trabajo, en función del número de votos obtenido.  Una vez seleccionados se darán a conocer las pautas que han de seguir los trabajos que conformarán la posterior publicación.
  • Tercera fase: recepción y selección de trabajos y documentación en torno a los personajes seleccionados. Una vez conocidos los personajes seleccionados, habrá un plazo hasta finales de mayo para presentar trabajos en torno a dichos personajes  de acuerdo con unas pautas que se darán a conocer en su momento. La idea es que cualquier persona que tenga algo que contar sobre un personaje determinado pueda hacerlo. Sin embargo, se establecerá un jurado para seleccionar de entre los trabajos recibidos aquellos que nos ayuden a conocer mejor al personaje, dentro del límite de espacio dedicado para cada uno de ellos. 
  • Cuarta fase: Selección de los trabajos recibidos y de documentación complementaria.

Una vez finalizado el plazo de presentación de trabajos se procederá a seleccionar aquellos que van a formar parte de la publicación definitiva y a localizar la documentación oportuna para dar una mejor idea de cada uno de los personajes. Esta fase concluirá con la publicación del libro que, inicialmente, pretende ver la luz antes de final de año.

Este proyecto  nace con intención de continuidad mientras haya personajes que rescatar de nuestra memoria. Surge a través del programa “Astorga, ciudad educadora”, en la creencia de que para respetar hay que conocer y que cuanto mejor se conozca nuestra historia en todos sus aspectos, mejor afrontaremos nuestro presente y nuestro futuro.

También surge como respuesta a toda esa gente que en ocasiones se nos acerca proponiéndonos la posibilidad de realizar  un homenaje, en forma de estatua, placa o similar en distintos espacios de la ciudad a esos personajes.

Sin embargo, hay varios elementos que no hacen práctica esta propuesta. Y es que, por un lado, son muchas las personas que forman parte de esos referentes y seguramente sería injusto seleccionar a unos mientras que otros son olvidados. Por otro lado, seguramente más pronto que tarde desaparecerá las referencias que ponen a dichas personas en la realidad de la ciudad. A través de la publicación de sus “biografías”, se salva definitivamente su recuerdo para las generaciones venideras  y las incorporamos a la propia historia de la ciudad, una historia que a través de sus figuras nos permitirá conocer esos aspectos más cotidianos que tan fácilmente se olvidan y que sin embargo son los que le dan verdadero carácter a cualquier población.