La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha liberado en la localidad jiennese de Vilches dos hembras de lince ibérico para repoblar la comarca de Guarrizas. Ambos ejemplares, que llevan por nombre Ofelia y Olavide, proceden del centro de cría en cautividad de Silves, en Portugal, y han sido seleccionados genéticamente para poder enriquecer la variabilidad genética en esta zona. Este año se introducirán en los campos andaluces 7 ejemplares de lince, 4 machos y 3 hembras.

En este sentido, el número de ejemplares reintroducidos en Andalucía desde que se iniciara en 2009 la liberación de linces ibéricos, que con los de hoy alcanzan la cifra de 104 linces ibéricos introducidos en territorio andaluz.

La zona de Guarrizas, al igual que la cordobesa de Guadalmellato, fueron seleccionadas para la reintroducción de linces por su calidad de hábitat, las altas densidades de conejo y el fuerte apoyo social. No en vano, más del 90 % de la población local apoya la presencia del lince ibérico en sus campos.

Hay que destacar que las poblaciones del felino han pasado de los 94 ejemplares en 2002 con presencia sólo en Andalucía, a los 547 que viven en la península. De ellos, 402 están en Andalucía tal y como recoge el censo provisional de 2017.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio va a liderar un nuevo proyecto Life para el lince. En concreto, enfocado a la conectividad y mejora de los hábitats ligados a las zonas de reintroducción y expansión natural. En este sentido hay que subrayar que protegiendo al lince Ibérico, la especie de felino más amenazado del planeta, no solo se salva de la extinción a una especie, sino que se conserva un ecosistema, el monte mediterráneo, y se generan impactos económicos positivos directos e indirectos.

Foto de portada: Lince ibérico (lynx pardinus) con sus crías / Junta de Andalucía