El objeto de esta restauración, además de la conservación de los restos del edificio más deteriorado, el claustro jerónimo y sus pandas, ha sido dotar al monumento de accesibilidad y capacidad para albergar nuevos usos vinculados a su carácter jacobeo y a la actividad asistencial

Burgos – 3 NOV 2016 – Redacción

Estas obras de rehabilitación se han llevado a cabo gracias al convenio de colaboración entre la Junta de Castilla y León, la Fundación Caja Burgos y el Arzobispado de Burgos y han permitido rehabilitar el edificio para la visita pública y el desarrollo de actividades turísticas y divulgativas, así como preparar el edificio para albergar nuevos usos que los titulares y gestores del Monasterio puedan poner en marcha en un futuro. La cuantía total de las obras de restauración ha sido de casi 3,1 millones de euros, de los que la Consejería de Cultura y Turismo ha aportado 2,1 millones de euros, y el resto Caja de Burgos y su actual Fundación.

La rehabilitación del Monasterio de San Juan de Ortega ha contribuido a reforzar el carácter emblemático de este edificio y su significado dentro del Camino de Santiago al tratarse de un lugar destacado dentro de la ruta de peregrinación, lo que permite dar a conocer su valor histórico y cultural y mejorar la percepción por parte de los participantes en el itinerario jacobeo.

Monasterio de San Juan de Ortega en Barrios de Colina (Burgos)

Monasterio de San Juan de Ortega en Barrios de Colina (Burgos) / wikimedia

Monasterio de San Juan de Ortega

El conjunto monumental de San Juan de Ortega comprende varias partes, como consecuencia de su evolución histórica: la iglesia monacal, restaurada hace diez años por la Consejería de Cultura y Turismo; la capilla de San Nicolás, igualmente objeto de una consolidación estructural por parte de la Junta de Castilla y León; el claustrillo y la Hospedería, situados al oeste de esta última capilla y donde ha funcionado durante los últimos años el albergue de peregrinos; y el denominado claustro jerónimo con sus dependencias monacales.

Proyecto de restauración 

El proyecto de restauración del Monasterio comprende una serie de actuaciones para rehabilitar el conjunto. La primera fase de estas actuaciones, que comenzaron en septiembre de 2013 y que concluyen ahora, se ha centrado en la restauración general de las cubiertas y de sus armaduras estructurales; la restauración de paramentos exteriores de piedra; la construcción de una nueva arquería en el ala norte del claustro, que completa el volumen del conjunto, con aprovechamiento parcial de algunos de sus elementos originales, y ejecutada en ladrillo estucado, el refuerzo de las alfarjías existentes, adaptándolas a las nuevas solicitaciones estructurales y de uso, y construcción de nuevas alfarjías en el nivel intermedio de las alas norte y oeste; la implantación de la totalidad de los núcleos de comunicación vertical; la distribución interior de las plantas baja, entreplanta y segunda para la habilitación de los espacios comunes y de alojamiento previstos en el programa; la implantación de la totalidad de los acabados e instalaciones de la planta baja, entreplanta y planta segunda y las reparaciones locales en la terraza situada sobre el atrio de la capilla de San Nicolás.

De acuerdo a las previsiones del proyecto básico de rehabilitación del conjunto, en esta primera fase se ha desarrollado en el claustro y sus dependencias monacales la restauración completa de cubiertas, paramentos, alfarjías y muros, así como la rehabilitación de toda la zona, con excepción de la planta primera, que se deja disponible para su distribución en función de usos futuros.

La planta segunda queda habilitada para los alojamientos y espacios de servicio y atención correspondientes de un futuro centro asistencial, mientras que la planta baja y entreplanta se destinan a espacios de servicio comunes y a la futura hospedería.