La intervención se ha centrado en la restauración del conjunto escultórico, sentando y consolidando la policromía, tratando el soporte de madera y limpiando la gruesa capa de goma laca que aportaba a la imagen un velo amarillento muy acusado. Asimismo se ha llevado a cabo la restauración de la mazonería del retablo y las pinturas murales

Burgos  – 24 FEB 2017 – Redacción

La iglesia de Sotillo de la Ribera 

Se trata de un templo entre la tradición clasicista y el barroco iniciado en el XVII y acabado en el XVIII, con una portada de los maestros canteros Manuel de Isasbiruil, y de Domingo de Ondátegui que también realizó la torre. Tiene tres naves, que se desarrollan a la misma altura. La nave central destaca por su mayor anchura y porque incorpora una cúpula barroca muy característica desde las últimas décadas del siglo XVII. Posee una notable riqueza retablística, con ejemplos barrocos y buenas muestras neoclásicas como el retablo mayor.

En 1778 se vende el retablo viejo del Altar Mayor a la parroquia de la Trinidad de Roa. En su lugar se colocó uno nuevo, financiado por el canónigo sotillano Juan Antonio Serrano, de caracteres neoclásicos pero con evidentes reminiscencias barrocas, acorde a los modernos presupuestos estéticos de la época.

En la gran hornacina central se aloja la imagen de Santa Águeda. Dos pequeños medallones dorados reflejan escenas de su prisión y martirio y en las calles laterales aparecen San Juan Bautista y San Jerónimo. El remate contrasta con el cuerpo inferior por su abundancia de imágenes que es un efecto buscado de acumulación y de movimiento propio del barroco final. El conjunto del presbiterio se completa con una pintura mural que decora los muros hasta el arco triunfal.

Retablo de la iglesia de Sotillo de la Ribera, Burgos

Retablo de la iglesia de Sotillo de la Ribera, Burgos