Pocos lugares en el mundo concentran en un pequeño territorio tanta historia, tanto paisaje y tanta cultura del vino como el Empordà.

Son 2.500 años de historia que hoy se pueden ver sobre el terreno, partiendo de Ampurias y otros yacimientos arqueológicos de la Costa Brava, donde se conservan restos de prensas y fábricas de ánforas que muestran el gran comercio marítimo de nuestros vinos por el Mediterráneo durante la época romana.

También perviven varias de las cooperativas creadas a partir de la década de 1930 para recuperar la viña y el vino; su visita representa una inmersión cultural mucho más importante que probar sus vinos, porque nos permite entender las estructuras sociales y económicas de los pueblos y su ámbito agrícola ampurdanés.

Afortunadamente, en los últimos años se han llevado a cabo decenas de iniciativas privadas que han impulsado el renacimiento vitivinícola de la comarca y la consolidación de la DO Empordà. Así, la zona vive un resurgimiento que pone a disposición del visitante uno de los destinos enoturísticos más atractivos de Europa. Con su historia, cultura e identidad. Y con un buen número de históricas bodegas y una nueva generación de emprendedores que van recuperando las viejas viñas de sus abuelos y aplicando las tecnologías más modernas.

Enoturismo en la DO Ampurdan

Enoturismo en la DO Empordà

El vino

La gama de vinos del Empordà es muy amplia. Los vinos tintos son de elevada calidad, con cuerpo, bien constituidos y armónicos, en ocasiones matizados por una cuidadosa crianza. Estos vinos de reserva y crianza presentan notas aromáticas muy características; son complejos, de sutil fragancia, con toques de especias, que mantienen siempre los aromas de la fruta y la planta. Una vez en boca, se expresan con plenitud, sabrosos y muy agradables.

En la zona se elaboran vinos blancos frescos y sabrosos, frecuentemente con variedades autóctonas, pero también otros monovarietales de notable calidad. También rosados, caracterizados por un color cereza bien definido, una gran personalidad y aroma delicado, frescos y de graduación alcohólica moderada.

Una singularidad de la comarca es la garnacha del Empordà, vino dulce natural elaborado con la variedad de uva que le da nombre. Generoso, con el sabor propio de la uva madura, cálido y sedoso, virtudes que lo convierten en un vino de postres excepcional, junto con el otro vino dulce propio de la zona, el moscatel del Empordà.

Los vinos ecológicos, las mistelas, los vinos de uva sobremadurada y los vinos espumosos completan la oferta vitivinícola del Empordà.

Museo Dalí en Figueras (Gerona)

Museo Dalí en Figueras (Gerona)

Recursos

En la Ruta del Vino D.O. Empordà participan 80 empresas enoturísticas, con una amplia oferta enogastronómica: 24 bodegas, 9 establecimientos hoteleros, 11 restaurantes, 3 bares y establecimientos especializados en vino, 11 empresas de actividades, 3 museos, 2 centros de tratamiento de vinoterapia, 3 centrales de reservas y diferentes puntos de información repartidos por todo el territorio.

Gastronomía 

La excelencia gastronómica de la Costa Brava y el Pirineo de Gerona es un hecho constatable que hoy sitúa esta zona como destino en cocina internacional, con embajadores como Ferran Adrià y Joan Roca. El proyecto de El Bulli  Foundation en Cala Montjoi, en Roses, se convertirá en un futuro en el centro de investigación culinario más innovador y sostenible.

La prestigiosa revista británica Restaurant Magazine, que situó el restaurante El Celler de Can Roca, en Gerona, en el número dos de la lista The World’s 50 Best Restaurants, contribuye a proyectar a escala internacional la gastronomía de este destino. Y como mejor cocinero-pastelero del mundo, Jordi Roca de El Celler de Can Roca.

Pero más allá de estos grandes cocineros, proyectos y reconocimientos, hay que destacar también la labor de los diferentes grupos, asociaciones y colectivos gastronómicos, que encontramos en toda la demarcación, que trabajan con profesionalidad los productos típicos de su área y han recuperado una cocina tradicional y un recetario que nunca se ha perdido por completo.

Los amantes de la cocina pueden elegir entre múltiples establecimientos: pequeños restaurantes en pueblos del interior, que hacen que el cliente se sienta como en casa; restaurantes que permiten disfrutar de unas buenas vistas, etc.

Fesividades

La gastronomía es una de las grandes riquezas de la Costa Brava. Un buen indicador de ello es su calendario, repleto de ferias y mercados que giran en torno a los productos locales y sus recetas. Los hay para todos los públicos y gustos, incluyendo algunas ferias para los profesionales de la restauración.

Numerosas campañas gastronómicas están presentes a lo largo del año en los distintos municipios para dar a conocer la cultura y la gastronomía de la zona.

Cómo llegar

La situación y las características geográficas de las comarcas de Gerona permiten disponer de una gran variedad de  vías y sistemas de comunicación: transportes por carretera, transportes marítimos, transportes ferroviarios y transportes aéreos, todos con un alto nivel de calidad que mejora día a día.

Los servicios ferroviarios de la Costa Brava concentran una de las principales líneas ferroviarias de alta velocidad que atraviesan la provincia. La reciente ruta ferroviaria que va de Madrid a Figueras cruza el territorio de sur a norte hasta la frontera y continúa por Francia hasta la ciudad de París.

El aeropuerto de Gerona-Costa Brava tiene una importante actividad tanto desde el punto de vista turístico como comercial o industrial, dispone de líneas regulares con diversas ciudades europeas y recibe un importante volumen de tráfico de vuelos chárteres.

Por mar, la Costa Brava cuenta con dos puertos con capacidad para recibir grandes cruceros: el puerto de Roses y el puerto de Palamós.

+info en este enlace