El patrimonio cultural de la Val d’Aran es enorme. La cultura aranesa y su gastronomía son los puntos fuertes y más conocidos por los foráneos que visitan el valle de valles. Pero, ¿sabías que también existe un enorme patrimonio de iglesias y ermitas? Muchas de ellas, incluso datan del Románico.

En el post de hoy queremos ofreceros una experiencia a través de algunos recorridos de senderos poco conocidos en los que podréis descubrir algunas de las ermitas y pilares escondidos por varios rincones de la Val d’Aran.

Para acceder a la primera ruta que os ofrecemos, tenéis que ir hasta el pueblo de Vilamòs. Vilamòs se encuentra a 1255m de altura y es considerado como uno de los pueblos más antiguos de la Val d’Aran. Debéis recorrer la serpenteante carretera hacia Vilamòs, una vez llegáis al pueblo, se deja el coche en el parking de la entrada del pueblo. Justo en frente del parking, se ve un cartel indicativo que conduce hasta la ermita. Se trata de un sendero muy fácil, que pasa por delante del cementerio del pueblo. A través de un bosque repleto de avellanos, se encuentra un desvío a la derecha, señalizado por una hita de piedras. Andando un poco más, se llega a la ermita escondida de Sant Miquèu. Esta ermita románica, es la más antigua de la Val d’Aran y tiene fecha del s XI. ¿Lo mejor de encontrar la ermita? Las hermosas vistas que se pueden contemplar la Ribera de la Artiga de Lin y el macizo de la Maladeta con el Aneto al fondo. Esta ruta es perfecta para disfrutar en familia.

Para volver al parking, tenéis que recorrer el mismo sendero. Una vez lleguéis al fin del sendero, observaréis un camino que va por debajo, paralelo al que seguís. Ese es el camino que une el pueblo de Vilamòs con la Ribera de Barradòs, y lleva hasta el santuario de Sant Joan Batista de Arròs. El santuario se encuentra rodeado de unas bordas típicas aranesas que son propiedad de algunos locales del pueblo de Arròs. Esta ermita  es de estilo románico-lombardo. Si queréis más información sobre la ermita, podéis verlo aquí .

La ruta de vuelta es por el mismo camino por el que habéis venido, de nuevo hasta el pueblo de Vilamòs. La duración de la ruta es de unas 3 horas aproximadamente y es accesible para todo el mundo, ¡niños incluido!

Si todavía os habéis quedado con más ganas de descubrir y recorrer la Val d’Aran, os proponemos  llegar hasta el pueblo de Arres de Sus, a pocos kilómetros de Vilamòs (en coche). Una vez entráis con el coche en el pueblo de Arres de Sus, tenéis que cruzar el pueblo hasta encontrar un sendero señalizado que conduce hasta la Bassa de Arres. Una vez arriba de la Bassa de Arres, encontraréis con el pilar o capeleta (en aranés) dedicado a Santa Maria de Arres.

Ermita románica de Sant Blai en el Pirineo de Lérida

Ermita románica de Sant Blai en el Pirineo de Lérida / campingverneda.com

Este recorrido se puede realizar tanto en coche como a pie, pero nosotros siempre os recomendamos dejar el coche en el pueblo y acceder andando, ya que es una forma de hacer ejercicio y disfrutar del magnífico entorno que ofrece este valle de valles.  Una vez arriba, podéis contemplar las magníficas vistas de la Val d’Aran y, si vais acompañados de vuestros más fieles seguidores, vuestras mascotas, dejad que se den un baño en la Bassa de Arres. Y si sois de los que os habéis llevado la comida, este es el lugar perfecto para hacer un descanso, preparar el picnic y recargar fuerzas. Si preferís haceros vuestra comida allí, también hay unas barbacoas perfectas para cocinar contemplando uno de los rincones más bonitos de la Val d’Aran.

Si todavía tenéis más ganas de conocer pueblos y ermitas, os recomendamos visitar el pueblo de Les. Entráis en el pueblo y dejáis el coche en el parking pasada la iglesia, justo en frente de las Termas de la Baronía de Les. Os dirigís hasta la plaza del pueblo, llamada Plaza del Haro. En ella encontraréis un tronco de abeto en el medio de la plaza. Este tronco fue plantado el pasado 14 de mayo en la fiesta denominada “Era Shasclada”, en la que bajan el abeto de las montañas y posteriormente se planta en la plaza del pueblo. Era Shasclada es el primer preparativo para las fiestas de San Juan, en la que se quema el Haro y se realizan bailes tradicionales a su alrededor. Aquí empiezan las fiestas de San Juan y le damos la bienvenida al verano.

Una vez en la plaza, hay que subir por la calle Sabiela que conduce hasta la ermita de Sant Blai, en la que culmina la misma calle. Ahí os encontraréis en la ermita románica de Sant Blai. Os recomendamos, continuar la ruta hasta el castillo medieval de Pijoert conocido comúnmente como el Castillo de Les. Este castillo era la sede en la época medieval de los señores de Les, que siglos más tarde se desplazaron a la Baronía de Les.

En el pueblo de Bossòst, el ayuntamiento ha realizado unas rutas señalizadas en las que se pueden ser ver las ermitas que se encuentran en el pueblo. Si quedéis descargaros el mapa y tener más información, aquí podéis hacer click.

Indispensable: ir bien calzados, con agua,  un poco de comida y, sobre todo, con muchas ganas de descubrir todo lo que os puede llegar  ofrecer este magnífico enclave de los Pirineos llamado la Val d’Aran. (campingverneda.com)