La provincia de Palencia da para mucho. No solo podemos encontrar idílicos paisajes de montaña salpicados de románico, increíbles yacimientos arqueológicos, espiritualidad en el  Camino de Santiago o auténticas maravillas arquitectónicas renacentistas. También podemos disfrutar de su gastronomía y para ello, presentamos una propuesta para descubrir el intenso sabor de esta tierra.

Desde la marca de calidad de la Diputación ‘Alimentos de Palencia’ se presentan una serie de rutas que llevan a las empresas que producen y elaboran los excelentes productos que dan forma y vida a nuestra gastronomía, y a los restaurantes que los cocinan y sirven en sus mesas.

Ruta Norte

La primera de las rutas arranca en el norte, donde el verdor de los prados y las estampas de montaña recogen los sabores más intensos: el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre en la Montaña Palentina, la zona más rica de monumentos románicos de Europa,  el espacio natural de Covalagua, las Tuerces o el Geoparque de las Loras; rincones de ensueño que son auténticos placeres para los sentidos.

En esta zona la gastronomía se entremezcla con el estilo de vida. Aquí encontramos los mejores embutidos artesanos, setas de temporada o la mejor agua procedente directamente de las montañas. Podemos conocer como se producen todos estos alimentos gracias a que muchas de las empresas pertenecientes a la marca `Alimentos de Palencia´ permiten ser visitadas. Así, se puede conocer cómo se elaboran los excelentes embutidos de la empres Embutidos Artesanos de Cervera, la innovación tecnológica de la empresa Agua de Mar, Aquadomus o Fuentes de Lebanza; y deleitarse con los sabores gourmet de Micopal.

Si no podemos esperar a degustar los sabores de la Montaña, podemos acudir a uno de los referentes hosteleros del norte de la provincia, Restaurante Cortés en Aguilar de Campoo. Su especialidad son los platos más típicos de la tierra, la menestra de verduras y el lechazo asado. Todo ello conjugado con una bodega con los mejores vinos de Palencia.

alimentos de palencia gastronomia

Alimentos de Palencia

Ruta Tierra de Campos

Si continuamos nuestra ruta hacia el sur, encontraremos Tierra de Campos palentina. Una sucesión de torres y castillos que escoltan al Canal de Castilla a lo largo de su amplio recorrido. Un camino que acoge además importantes humedales como la Laguna de la Nava, y poblaciones históricas tan importantes como la villa de Ampudia, Becerril de Campos, Paredes de Nava o Monzón de Campos. Esta tierra es además una despensa gastronómica inimaginable.

Dentro del sello de calidad de `Alimentos de Palencia´, empresas como Quesos Valdepero, Miel Felya, Cervezas Bresañ, Morcillas de Villada, Quesos Campos Góticos, Panadería Gómez Ampudia y Selectos de Castilla permiten conocer el amplio abanico gastronómico de la zona así como la forma en la que son producidos. Una oportunidad que no podemos dejar escapar.

Si también quieres disfrutar del sabor de esta hospitalaria comarca, estas de suerte. Un amplio abanico de restaurantes dan la posibilidad de degustar los platos de la zona. Es el caso de Las Vigas; situado en un enclave de lujo, el  Monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes. Este restaurante cuenta con el encanto y espiritualidad de este templo, además de una propuesta de cocina tradicional castellana actualizada, surtida del mejor producto estacional y de la tierra.

En la capital de la provincia, el restaurante La Encina se ha convertido en un centro de referencia de la gastronomía local palentina, esmerándose por ofrecer los mejores productos en un ambiente acogedor. Su premiada tortilla de patatas y el delicioso lechazo churro asado en horno de leña, a los que acompañan una buena bodega, han hecho el resto.

Por último, El Arambol de Ampudia, sumergirá a los comensales en una cocina que combina los platos de autor con la cocina tradicional, tomando siempre los productos de temporada de la zona.

Ruta Cerrato Palentino

Nos dirigimos ahora hacia las nobles tierras del Cerrato palentino. Comarca natural al sur de la capital, cuenta con un eje fluvial, el Pisuerga, que dibuja su paisaje con la sucesión de cerros y cultivos de cereal que dominan la línea del páramo.

En ella destacan poblaciones como Baltanás, en la que se encuentra el Museo del Cerrato; imprescindible visita para conocer mejor el territorio.  Para los apasionados del vino, es no se puede dejar de visitar su singular barrio de Bodegas.

El pan, el queso y el vino son los pilares de la gastronomía cerrateña, que podemos conocer en profundidad a través de empresas como El Horno del Cerrato, Quesos Crego, Bodega Señorío de Valdesneros, Bodega Esteban Araújo y la Bodega Remigio Salas, todas ellas pertenecientes al sello de calidad ‘Alimentos de Palencia’. Una ruta por todas estas empresas visitables nos abrirá el apetito.

Si el cuerpo pide saciar gula y disfrutar del sabor más intenso del Cerrato, no podemos irnos sin probar las delicias de Mesón del Cerrato en Tariego. En continua evolución culinaria, en su origen eran los platos típicos castellanos como las sopas de ajo o el lechazo los que inundaban su carta, ahora, la nueva generación que regenta el local apuesta por conjugar los tradicionales sabores de siempre con el toque moderno y creativo.