La gala de entrega de premios puso en la noche de sábado un brillante colofón al 20º Festival de Cine de Astorga, dedicado a premiar a los mejores cortos. El glamur de la gala lo puso el actor, director, guionista y cómico Santiago Segura, quien acaparó el interés y la expectación de un público que llenaba el recién estrenado Teatro Manuel Gullón.

Santiago Segura llegó a Astorga como un actor de Hollywood: en un coche de época, a las puertas del Ayuntamiento fue recibido por el alcalde y concejales, inauguró el Paseo de las Estrellas en la acera del Gullón y recogió el Premio de Honor del Festival. Se hartó de firmar autógrafos y de fotografiarse con todo aquel que se le acercaba. Cercano, gracioso, amable, simpático y ocurrente. En plan estrella.

Sin embargo, a la hora de subirse al escenario para recoger el Premio de Honor, dotado con 2.500 euros, escenificado en una estatua de un  búho de Gaudí, obra del escultor Escarpizo, vestido de un rosa pálido, defraudó en su intervención. No trajo un discurso preparado y fio sus palabras a la improvisación. Muy previsible, los gags no le funcionaron y no sabía cómo terminar. Un público entregado merecía algo más de entrega. Se notó en Segura su cansancio por el esfuerzo realizado al viajar desde Málaga, donde rueda una nueva película, y sin apenas descansar. Torrente lo hubiera bordado.

Magnífico el vídeo que sirvió para la presentación de la trayectoria de Santiago Segura. Completo, detallista y más largo y consistente que la intervención de agradecimiento de Segura.

Premios

El cortometraje ‘Ainhoa’, del director Iván Sáenz, se alzó con el Primer Premio del certamen. El segundo premio fue para la laureada ‘The App’, que también consiguió los galardones a la Mejor Comedia y al  Mejor Guión. El Premio Especial del Público se lo llevaba ’17 años juntos ‘ de Javier Fesser, cuyo guión es obra del astorgano Claro García, quien  remitió a los espectadores una magnífica carta dedicada a Segura, a Astorga y a los organizadores del Festival. Sin duda, uno de los momentos cumbres de la Gala.

Magnífica la veterana, centrada y excelente actriz Rosario Pardo, galardonada con el Premio a la Mejor Actriz. Una de las mejores intervenciones en el capítulo de agradecimientos. Reivindicativa y exigente a favor de la cultura. Sin duda, la más aplaudida.

El otro gran protagonista de la noche fue el director del Festival, Luis Miguel (Luismi) Alonso Guadalupe, quien no pudo asistir por estar recuperándose de una enfermedad. Su intervención en diferido, mediante la proyección de un vídeo, puso los pelos de punta al público. Unas breves palabas de agradecimientos y de ánimos para continuar con un Festival que coloca a Astorga en la modernidad. Su mujer, Begoña, sí subió al escenario para recoger, de manos del alcalde, Arsenio García, la Medalla del Bimilenario. Un merecido homenaje porque Luismi fue el gran ausente, el más querido y añorado.