La Junta de Castilla y León tiene previsto elaborar un informe para iniciar los trámites pertinentes para la declaración del patrimonio minero de Fabero como Bien de Interés Cultural (BIC)

Fabero – 4 ABR 2016 – Redacción

Dentro de esta declaración se incluirían las instalaciones propiamente mineras, como los castilletes, la maquinaria y otros elementos, así como otros inmuebles, tales como el economato o la antigua enfermería, y también el entorno, en el que se incluyen incluso un parque de viviendas.

Después de la reunión mantenida en Valladolid con la alcaldesa de Fabero, la pasada semana han sido representantes de la Consejería de Cultura y Patrimonio los que se han desplazado a la localidad berciana para acometer una valoración ‘in situ’ de la propuesta de la regidora leonesa de conservación del patrimonio minero. En la cita también estuvieron presentes técnicos del Ejecutivo autonómico, expertos en patrimonio minero, integrantes de los Amigos de Minas de Fabero y representantes de la Asociación Santa Bárbara de Mieres.

Patrimonio minero de Fabero

Patrimonio minero de Fabero / Infobierzo.com

Los integrantes de la representación de la Junta tuvieron una “muy buena impresión” de la visita y confirmaron que tanto los pozos con el resto de las instalaciones y algunas viviendas “pueden ser declarados BIC”, una posibilidad que los técnicos ratificaron que tiene “bastante fundamento” por lo que se ha decidido iniciar los estudios para una posible declaración.

La intención de la Junta pasa por “conservar, consolidad, recuperar y poner en valor” todo ese conjunto patrimonial para convertir Fabero en “un centro neurálgico del sector minero” donde además puedan desarrollarse jornadas culturales de patrimonio minero con la presencia de técnicos o estudiosos en la materia. Para ello se plantea la elaboración de un Plan Director “a largo plazo” para estudiar los puntos que se pueden ir poniendo en marcha.

Uno de los aspectos más positivos que desde la Junta se resalta de la visita de hoy es la “implicación” del ayuntamiento berciano y de los colectivos vecinales, por lo que otro de los planteamientos que se ha hecho es el de recoger testimonios de antiguos trabajadores de la mina para poder dejar constancia de esas historias y, junto con instalaciones como el economato, el antiguo hospital y el material todavía disponible, poder “recrear la atmósfera minera de la zona”.

Con esta iniciativa, en la que desde la Junta se insistió en que se ha encontrado con un respaldo “muy activo”, lo que facilita la conservación de estos bienes, se quiere también contribuir a la recuperación de una zona minera muy castigada por el abandono de la actividad dentro del plan de reindustrialización de las comarcas mineras.