En Castilla y León se han registrado 1.159 incendios forestales en los nueve primeros meses de 2013, lo que supone un 55 % menos que los registrados en el mismo periodo del año anterior

Valladolid – Redacción – 22 OCT 13

El balance de la campaña contra incendios del año 2013, en términos generales, recoge un 55 % menos de incendios declarados con respecto al año anterior, un descenso en la superficie quemada forestal del 74 % y un 80 % menos de superficie arbolada. 2013 se ha caracterizado por un primer semestre lluvioso, con un mes de junio fresco que ha reducido significativamente el número de incendios en invierno-primavera. La época de peligro alto -julio a septiembre- ha sido calurosa y seca, hasta las lluvias de finales de septiembre, y el número de incendios se mantiene en la media.

El balance de la campaña contra incendios 2013 revela que se reduce en un 80 % la superficie arbolada quemada este año con respecto al año pasado. Con respecto a la media del último decenio, la reducción en superficie arbolada quemada es del 40 % (5.299 hectáreas de media). La superficie forestal quemada -incluye arbolada, matorral y monte bajo y pastos- se ha reducido un 74 % con respecto al año pasado. Con respecto a la media del último decenio en superficie forestal la reducción es del 46 %.

Incendio forestal

Incendio forestal

El número total de incendios forestales se reduce en un 55 % -1.159 incendios frente a los 2.551 del año pasado-. La reducción con respecto a la media del decenio anterior es de un 37 %. El 65 % de los incendios, 2 de cada 3, constituyen conatos -es decir, incendios de menos de 1 hectárea-, lo que supone la consolidación en la rapidez y eficacia del operativo que aumenta un 11 % con respecto a la media del último decenio. El operativo contra incendios forestales de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha intervenido en un total de 1.622 incendios de los que 1.159 son forestales y 453 no forestales, en estos últimos se ha colaborado con ayuntamientos y diputaciones provinciales en la extinción de incendios agrícolas o de otro tipo.

Sólo el 13 % de los incendios se debe a causas naturales

Del cómputo global de incendios forestales, sólo el 13 % se debe a causas naturales derivadas de la fuerte actividad tormentosa de este verano. El resto de los incendios forestales son causados por la acción del hombre por accidente, negligencia o intencionalidad. Cabe destacar que el 30 % de los incendios se concentran en 46 municipios donde se producen 5 o más incendios y de estos, el 66 % es intencionado. Ávila, León y Zamora concentran el 55 % de los incendios -635-, el 89 % de la superficie forestal quemada -10.285 hectáreas- y el 89 % de la superficie arbolada quemada -2.806 hectáreas- este año. En especial en estas zonas se aplicarán y controlarán las limitaciones al pastoreo y la caza.

En Ávila, los fuegos se concentran en el Valle del Tiétar, especialmente en Candeleda y Arenas de San Pedro. En León, se han registrado incendios intencionados reiterados en Ponferrada, Corullón, Fabero, Trabadelo y Vega de Espinareda en el Bierzo; Benuza en La Cabrera, Lucillo en la zona de Astorga; en Villablino y Sena de Luna y en Cubillas de Rueda y Valdepolo. Destaca el municipio de Ponferrada con 16 incendios intencionados. En Zamora, los incendios intencionados reiterados se sitúan en municipios de la Alta Sanabria: Galende, Hermisende y Pedralba de la Pradería. Destaca Trabazos con 12 incendios intencionados.

Los considerados como grandes incendios de este año -los que superan las 500 hectáreas forestales- se concentran en Ávila, León y Zamora. Se trata del incendio de Cebreros, en Ávila, con 1.059 hectáreas de arbolado; el incendio de Valdefresno, en León, con 525,55 hectáreas de arbolado; y tres incendios en la provincia de Zamora: Alcañices -379,7 hectáreas de arbolado-, Hermisende -149,62 hectáreas de arbolado- y Villardiegua de la Ribera -140 hectáreas de arbolado-. Excepto el incendio de Valdefresno, en la provincia de León -se produjo en mayo-, el resto se ha producido en la época de peligro alto de incendios forestales. Estos cinco grandes incendios han supuesto el 52 % de la superficie forestal quemada este año -5.985 hectáreas- y el 72 % de la superficie arbolada total quemada -2.254 hectáreas-.