La Consejería de Cultura y Turismo ha abierto un periodo de información pública de un mes para la presentación de alegaciones a la declaración de las bodegas de Baltanás y Torquemada como Bienes de Interés Cultural con categoría de Conjunto Etnológico

Palencia – 7 OCT 2015 – Redacción

Bien de Interés Cultural en la categoría de conjunto etnológico significa que se califica como ‘paraje o territorio transformado por la acción humana, así como los conjuntos de inmuebles, agrupados o dispersos, e instalaciones vinculados a formas de vida tradicional’, como es el caso de estas bodegas.

Barrio de Bodegas de Baltanás

Se trata de un barrio de bodegas ubicado en el entorno rural de Baltanás que forma el conjunto excavado periférico más importante de la Comunidad Autónoma, no sólo por estar formado por 374 bodegas, sino por su estado de conservación. Las bodegas ocupan las laderas del cerro donde antiguamente se encontraba un castillo construido en el último tercio del siglo IX. La primera referencia conocida de la existencia de las bodegas es del año 1543, fecha en la que se documenta la adquisición y tenencia del señorío de Baltanás por Don Pedro de Zúñiga.

Barrio de Bodegas de Baltanás (Palencia)

Barrio de Bodegas de Baltanás (Palencia)

El conjunto constituye una relevante muestra de patrimonio cultural etnográfico asociado a los sistemas productivos del vino. Se trata del conjunto excavado periférico más importante de Castilla y León, no sólo por su extensión y número de bodegas, sino también por su buen estado de conservación, por su antigüedad, –la primera referencia conocida de la existencia de las bodegas es del año 1543, por lo que no se descarta que la mayoría de las bodegas fueran construidas con anterioridad– y por su característica estructura urbana y paisajística.

El elemento más destacado que singulariza el conjunto, y justifica su declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría de conjunto etnológico, es la conformación de un paisaje peculiar consecuencia de la excavación de las bodegas en un mismo emplazamiento, –el cerro del castillo–, siguiendo un plan de construcción colectivo, una conducta común por el que se van excavando las bodegas, abriendo las puertas a un mismo nivel para formar calles horizontales que discurren por la colina siguiendo las curvas de nivel, llegando a alcanzar en algunas zonas cinco niveles de bodegas superpuestos.

La transformación paisajística de este cerro, la estructura urbana y arquitectónica de las calles, las fachadas de las bodegas, sus puertas, y sus característicos elementos salientes, –zarceras, chimeneas y descargaderos–, configuran este paisaje singular caracterizado por una estructura urbana y arquitectónica de calles de acceso a las bodegas, con sus fachadas o antebodegas, con áreas cubiertas de vegetación de la colina, desde donde las chimeneas, zarceras y descargaderos sobresalen y caracterizan este peculiar paisaje.

Bodegas de Torquemada

Torquemada es un municipio del Cerrato palentino caracterizado por conservar un conjunto de bodegas tradicionales de gran interés. Estas son el resultado de un determinado proceso histórico y de una forma de aprovechamiento de los recursos en un territorio concreto. Se configuraron como un elemento de identidad y pertenencia a la comunidad que las ha mantenido y conservado en uso a lo largo de las generaciones, aunque en la actualidad son pocas las bodegas en las que se sigue elaborando vino.

La singularidad del conjunto viene determinada por su propia configuración al desarrollarse en un terreno llano debido a la falta de cerros próximos. Esto provoca que las bodegas deban configurarse con un gran desnivel para que la temperatura y la humedad sean óptimas para la elaboración del vino.

Sus características determinantes son, además, la antigüedad, la profundidad y el buen estado de conservación de las cerca de quinientas bodegas que aún perviven. La extensión total que ocupan, con más de 134.000 m², también es un hecho relevante. Este terreno se divide en cinco barrios como Ladrero y Carrovillamediana, que se extienden por 121.000 m², y Valdesalce, Barrionuevo y Paramillo, más pequeños.

El acceso a las bodegas es un portal de reducidas dimensiones y una escalera de pendiente muy pronunciada que conduce a una o varias galerías. Estas presentan un techo con forma abovedada y su longitud varía entre 10 y 30 metros. Todas las bodegas, además, disponen de una zarcera de ventilación que, exteriormente, se presenta como una chimenea cilíndrica de piedra.

Por todo ello, el conjunto de bodegas de Torquemada constituye una singular muestra de interés cultural, histórico, arquitectónico, etnográfico, urbanístico y paisajístico. El elemento más destacado que justifica su declaración como BIC es su ordenación e implantación en el territorio, conformando un paisaje peculiar característico y representativo de un pasado y de unas formas de vida determinadas.