Imagina que tienes una increíble idea para emprender un negocio social, has analizado su viabilidad y lo único que te hace falta es el capital necesario para dar los primeros pasos y convertirla en una realidad. ¿Suena como una tarea fácil?

Madrid – 5 MAY 2015 – Corinna Acosta (expoknews.com)

Esto fue lo que pasó por la mente de Lisa Curtis hace cuatro años. “Pensé que tenía una gran idea para financiar, al salir del mundo del tercer sector, creía que la financiación de un proyecto lucrativo sería mucho más sencilla que la donación a una causa. Después de todo, ¿no se trata de obtener un beneficio?”, escribió la activista en el portal TriplePundit.

La recaudación de fondos para su proyecto Kuli Kuli resultó una tarea más complicada después de todo. “Rápidamente me dí cuenta de que si bien las empresas sociales deben en última instancia ser autosostenibles, rara vez comienzan de esa forma. En su lugar se necesitan diferentes tipos de recaudación de fondos en distintas etapas”, recordó.

Lisa Curtis, promotora de Kuli Kuli

Lisa Curtis, promotora de Kuli Kuli

Es por ello que a través de esta misma publicación, Curtis comparte algunos consejos para facilitar la recaudación de fondos a partir de lo que ella ha experimentado. ¿Te animas a ponerlos en práctica?

1. Poner todo sobre papel

Coloca todos los detalles de tu idea sobre el papel y alístala para ser cuestionada y desgarrada por jueces; seguramente será un proceso doloroso y complicado, pero también resultará muy útil; luego busca convocatorias en las que tu plan de negocios pueda participar para obtener financiamiento, sin duda la competencia será amplia, pero muchas de estas oportunidades pueden además ofrecerte orientación en temas ambientales y comentarios realmente enriquecedores para el crecimiento de tu proyecto.

2. Crea redes

Después de pasar por a menos un concurso de emprendedores sociales seguramente habrás aprendido muchas cosas que resultarán aplicables a tu propio proyecto y si tienes mucha suerte probablemente también habrás obtenido un poco de financiamiento. Si no es así no te preocupes, aún quedan algunos pasos que podrán ayudarte.

En el artículo de Lisa Curtis, la autora menciona la importancia de unirse a programas de aceleración como una forma de construir rápidamente una red de contactos. “Las personas ofrecen dinero a quienes les agradan”, menciona.

Al mismo tiempo, los programas de aceleración ofrecen una increíble oportunidad de aprendizaje similar a la de los concursos y pueden ofrecerte financiamiento directo o acceso a una red de inversores.

3. Crowdfunding

Ya que estamos en eso de crear redes, el crowdfunding puede ser una excelente herramienta de financiamiento, pero no te precipites. Muchas personas lanzan campañas demasiado pronto y desconocen la cantidad exacta de dinero que necesitan para poner su proyecto en marcha; este tipo de información es la que podrás conocer a través de un programa de aceleración.

Para poder estar listo para el lanzamiento de tu campaña de crowdfunding necesitas primero conocer proveedores potenciales y costos de operación a fin de calcular el tiempo necesario para tu primer ciclo de fabricación, así como crear un prototipo y mostrar a tus inversores potenciales el beneficio que recibirán a cambio de su apoyo.

Si planeas el proyecto y tu campaña adecuadamente es probable que obtengas incluso más de los fondos que necesitas, pero su te precipitas puedes decir adiós a una segunda oportunidad, así que ten mucho cuidado y elige planear por adelantado.

4. No temas a los prestamos

Desde luego que esto no quiere decir tomes los préstamos a la ligera, pero es cierto que no puedes descartarlos por completo, así que infórmate sobre la oferta existente en tu país especial para emprendedores y no olvides considerar aquellos procedentes de instituciones gubernamentales, los proyectos sociales pueden ser grandes candidatos para acceder a este tipo de financiamiento.

5. Solicita un ángel

Ahora que todo está mucho más estable y tu proyecto ha atravesado por múltiples procesos de retroalimentación es momento de ponerlo en la mira de los inversores, a quienes en esta etapa se les conoce como ángeles, ya que se todavía se trata de colaboraciones que generan un alto nivel de riesgo.

En este punto, necesitarás identificar a los inversionistas potenciales (la red de la aceleradora de negocios puede ayudarte) para presentar un resumen ejecutivo realmente sólido.

Recuerda que sera necesario conocer a tu objetivo, así que prepara una lista de nombres e investiga quién de ellos ha invertido previamente en causas similares a la tuya. Analizar las fortalezas de las organizaciones que hayan conseguido su financiamiento seguramente te ayudará a destacar tus propias ventajas.

 

Ninguno de los esfuerzos previos sirve de nada si te rindes a la mitad del camino, así que recuerda que las reuniones de networking y los eventos también son una labor necesaria; no pierdas de vista el sentido que tienen y eventualmente encontrarás el resultado deseado, así que no te frustres.

“Lo sorprendente de iniciar un negocio social es que no lo haces por ti mismo, lo haces porque el mundo lo necesita. Por lo tanto, mantén la cabeza en alto y no te olvides de tu propósito”, aconseja Curtis.