El éxito de los hoteles con encanto radica en una serie de ventajas y posibilidades que otro tipo de establecimientos no ofrecen. De ahí, que en las últimas fechas hayan ido colándose poco a poco en el panorama hotelero del país convirtiéndose en una opción alternativa al resto de posibilidades.

Aquí tienes alguna de las razones de su éxito según el portal de alojamientos Selecta Hotels.

1.    Menor número de dormitorios

Una de las características de estos alojamientos es su número de habitaciones. Aunque algunos pueden llegar a la veintena, la mayoría ofrece una decena de dormitorios. Esto sumado a la personalización (motivo número dos) hace que la experiencia en su interior sea mucho más intensa.

2.    Mayor personalización en las habitaciones

A diferencia de lo que ocurre en otra tipología de hoteles, en estos establecimientos, la personalización está muy presente. De esta forma, es habitual encontrar dormitorios tematizados y todos diferentes entre ellos para ofrecer una experiencia única al huésped. Además la decoración, muy cuidada, puede estar relacionada con la zona geográfica en la que se encuentra, respetando así la arquitectura local. En muchos casos incluso, se construyen sobre antiguas edificaciones típicas de la zona: masías, pazos, cortijos…

3.    Atención más individualizada

El hecho de que haya pocas habitaciones, permite al personal del hotel conocer mucho mejor a sus huéspedes. De esta forma, aunque la estancia sea breve, puede llegar a producirse un contacto mayor entre personal y viajeros, incidiendo y mejorando la experiencia en el establecimiento. Además este equipo de trabajo está preparado (incluso puede ser oriundo del pueblo) y conoce la zona, convirtiéndose en un buen guía sobre recomendaciones y posibilidades del entorno.

4.    Menor masificación – más privacidad

Al contrario que en otra categoría de hoteles y establecimientos, estos se caracterizan por un número inferior de huéspedes (dadas las características del alojamiento), por lo que esta menor masificación produce instantáneamente mayor privacidad a los huéspedes, otorgándoles una experiencia más relajada y descansada que la que se podría tener en otro tipo de instalaciones.

5.    Restaurantes gastronómicos

Aunque no ocurre en todos, una gran mayoría de los establecimientos que ofrecen servicio de restauración lo hacen basándose en la gastronomía local, haciendo que la experiencia del comensal sea lo más cercana posible a la tradición de la zona. Una clara diferencia si tenemos en cuenta los restaurantes buffet de los grandes complejos hoteleros.

6.    Entornos rurales

Muchos de estos establecimientos se ubican en lugares rurales, permitiendo un mayor conocimiento de la zona mezclándose con la naturaleza. Precisamente son las características que definen a estos hoteles los que permiten que puedan construirse en estas zonas sin alterar la tranquilidad que siempre reina en ellas.