El Colectivo Azálvaro descubre 8 cadáveres de especies protegidas, en las inmediaciones del vertedero controlado de Ávila-Norte, el mayor sumidero de especies protegidas del entorno del Parque Nacional Sierra de Guadarrama

Ávila – 18 JUL 2016 – Redacción

Una vez más los miembros del Colectivo Azálvaro dentro de la campaña de vigilancia y denuncia ambiental, regresaron con la noticia de la localización de cadáveres de aves protegidas, algunos con supuestos síntomas de envenenamiento junto al Centro de Tratamiento de Residuos de Ávila Norte. Esta vez han sido cinco cigüeñas blancas, dos milanos negros y un buitre leonado. Realizada la denuncia a la Autoridad Judicial, Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), para el posterior levantamiento de los cadáveres y acta o atestado, según protocolo de actuación ante un envenenamiento, en el cual estuvimos presentes.  Algunos de ellos con claros signos de intoxicación, y otros presentaban indicios de colisión con líneas eléctricas o se encontraban en un avanzado estado de deterioro.

Las características de esta tragedia reafirma al colectivo conservacionista en el convencimiento de que el Centro de Tratamiento de Residuos del Consorcio Ávila-Norte, gestionado por la empresa URBASER, es desde su apertura una de las mayores amenazas para las aves carroñeras del Parque Nacional Sierra de Guadarrama y de la ZEPA Campo Azálvaro-Pinares de Peguerinos, pues acuden a la zona de rechazos del vertedero para alimentarse.

envenenamiento aves

Ya son demasiados los casos de intoxicaciones, electrocuciones o colisiones con los cables eléctricos documentadas en las campañas de vigilancia, y las soluciones no pueden demorarse. Sin necesidad de alejarse en el tiempo, hayq ue traer ahora a colación los sucesos de julio y octubre de 2015, cuando la patrulla de vigilancia de Colectivo Azálvaro descubrió seis buitres negros (más otros dos buitres negros hallados muertos en el nido, después de haber visitado el depósito de rechazos del CTR) y los restos encontrados de otros dos buitres negros y dos leonados, respectivamente, todos en las inmediaciones de la instalación. Hechos que provocó la reacción de las ONG integrantes del Programa Antídoto, que alertaron a la opinión pública sobre el daño que para las especies necrófagas causa el vertedero del consorcio Ávila-Norte, al tiempo que se personaron en el expediente administrativo abierto para investigar el origen de estas muertes.

En Colectivo Azálvaro tiene una larga experiencia en la presentación de denuncias a cuenta de la elevada mortandad de aves que acontece en el vertedero de Ávila Norte, donde se evidencia la relación directa entre el modo de gestión de los residuos por el operador y la constante aparición de cadáveres de aves necrófagas, rapaces, cigüeñas y córvidos en sus alrededores, dado que el depósito de rechazos resulta de franco acceso para las mismas, donde sin dificultad encuentran e ingieren sustancias o productos tóxicos,  plásticos y otros residuos que les causan envenenamientos o daños en el aparato digestivo.

La empresa operadora de la instalación, URBASER, SA, como la entidad titular del complejo, el Consorcio Provincial Ávila Norte, han recibido tanto comunicaciones de advertencia sobre la gravedad de la situación en el depósito de rechazos como ofrecimientos de colaboración, que hasta ahora han resultado infructuosos. “Desde Colectivo Azálvaro hemos presentado propuestas a URBASER, SA para adoptar medidas que pudieran vetar el acceso de aves al depósito de rechazos, aunque sin éxito”, concluye José Aguilera, presidente de la ONG conservacionista.

El pasado mes de noviembre de 2015, la Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Ávila requirió formalmente al Presidente del Consorcio Provincial Ávila Norte para que “a la mayor brevedad posible adopte las medidas necesarias que eviten o al menos disminuyan la afluencia de aves al centro”, al haber constatado el Servicio Territorial durante los últimos meses la aparición  en las inmediaciones de las instalaciones de varios cadáveres de especies, algunas de ellas catalogadas, especialmente de buitre negro y buitre leonado, y sospechando “que se puedan estar produciendo episodios de intoxicación derivados del consumo de productos de la zona de rechazo del CTR”.

Más información

Concurren otras circunstancias, cuya justa valoración todavía no se nos alcanza, pero que sí nos preocupan, como las recientes noticias publicadas en la prensa sobre las negociaciones que se están desarrollando entre ACS, propietaria de URBASER, SA, y un grupo empresarial chino para la venta de URBASER a este último, así como el hecho de que en el mes de marzo de 2017 caducará la Autorización Ambiental al Consorcio Provincial Ávila Norte para el Centro de Tratamiento de Residuos de Urraca Miguel, por lo que deberá ser renovada.

Lo expuesto nos confirma en nuestra idea de que ya es llegado el momento de reclamar a URBASER, en su calidad de operador del CTR, el cabal cumplimiento de sus responsabilidades medioambientales referentes a la salvaguarda de las aves que acuden a alimentarse al depósito de rechazos.

Colectivo Azálvaro

Entidad conservacionista sin ánimo de lucro que tiene como fin la protección, conservación y divulgación de las aves carroñeras y sus hábitats.