La taberna, en pleno Barrio Húmedo, combina arte, gastronomía y cultura y hace un homenaje a nuestra tierra, aunando calidad, productos, pasado y futuro

León – 13 MAY 2015 – Redacción

Un bar hecho homenaje. La taberna Los Cazurros, en pleno Barrio Húmedo, se alza como un reconocimiento a nuestra tierra, con su cultura, su arte, su gastronomía y sus quehaceres. Factores y costumbres que nos modelan. El bar, en el corazón de León, combina la esencia de la tierra ligada a sus productos que se entremezclan con los aperos que marcaron la vida de los leoneses. Aúna la esencia de León, propia del Húmedo, con su mejor cara contemporánea.

El toldo pendón da color a la plaza de San Martín, donde desde hace pocos meses, la taberna es el templo de los cazurros. A su entrada un empedrado rescata la grandeza de san Isidoro y su pared con más de 500 madreñas ha despertado el interés de publicaciones de Estados Unidos. Las artesas, propias de la matanza, son parte del zócalo y se han reconvertido en mesas de pie para hacer de la tradición el mejor acompañante de los cortos y las tapas.

Los Cazurros madreñas

Detalle de la pared con más de 500 madreñas de la Tabierna Los Cazurros

El pasado ligado a la memoria del ayer se conjuga con el futuro que toma cuerpo en la escultura de Amancio González “El hombre de la máscara”, en madera de negrillo.

El presente está representado en la taberna en la riqueza de sus productos, de la tierra, que ofrecen al cliente la mejor calidad y al mejor precio. Destaca su carta de raciones, donde la carne roja comparte protagonismo con el bacalao. Las delicias del pescado, las tortillas y el zapico de bacalao con verduras no dejarán indiferente, tampoco las croquetas ni mucho menos los embutidos o las morcillas. Llama la atención el plato ‘Degustación cazurra’ que aúna picadillo, morcilla, jamón asado y pimientos del Bierzo. Las ensaladas, las verduras y las empanadillas también tienen su hueco en la carta. Una buena opción para disfrutar en compañía y en el corazón de León.

Las setas con queso o los huevos son otros de sus reclamos para el estómago. Los ‘huevos felices’ de gallinas criadas en libertad, los típicos ‘huevos pa romper’ o los ‘huevos al 62’ cocinados al baño maría son otro ejemplo de la unión de cultura leonesa, actualidad y gastronomía.

Los Cazurros barra

Barra de Los Cazurros con la escultura de Amancio González

Como buen templo de lo leonés no puede faltar la tapa que acompaña al corto o al vinín. La estrella son las patatas con salsa de queso, picante, morcilla o alioli suave. Los propietarios de la taberna conocen a la perfección la receta pues durante 16 años la estuvieron sirviendo en el cercano Llar. Además, como complemento a las consumiciones todas las tardes y noches también se ofrecerán empanadillas y a la vez habrá una tapa propia de cada día; garbanzos o alubias, callos, pollo, chorizo criollo, calamares y croquetas.

Los Cazurros también comercializan embutido —cecina, jamón y chorizos— bajo su propia marca. La calidad (avalada por el distintivo nacional Q) es marca de la casa. Una realidad también visible en los vinos. La carta ofrece caldos de la denominación de origen Bierzo, Prieto Picudo o Rioja. Así todas las semanas, el local ofrece una oferta que incluye un vino y una ración a elegir entre dos.

Al visitante le despide una bonita foto de un concejo, símbolo señero de la cultura leonesa. En el Barrio Húmedo se saborea León. La de Los Cazurros es más que una visita obligada.

web de Tabierna Los Cazurros: www.loscazurros.es

Huevos fritos con picadillo y patatas

Huevos fritos con picadillo y patatas de Tabierna Los Cazurros