Esta desconocida tejeda está situada en la ladera norte del Macizo de Peñacorada

León – 16 MAY 2017 – Texto y fotos de Jose Maria Escapa

Afortunadamente está situada en un lugar bastante inaccesible, lo que ha permitido que esté en un estado prácticamente inalterado.

Ocupa una extensión de aproximadamente 60 hectáreas, con un núcleo de tejos muy antiguos que están en el interior de un precioso hayedo.

Una de las características más importantes de esta tejeda es su capacidad de expansión, ya que alrededor de este núcleo central de tejos están creciendo cientos de tejos de menos de 5 años. Esto hace que tenga un futuro muy esperanzador, lo que la convierte en una de las tejedas más importantes de este país e incluso de toda Europa.

Esta gran proliferación de los tejos cuenta con un aliado indispensable, la sabina rastrera (Juniperus sabina), entre cuyas matas salen los tejos. Estas sabinas rastreras protegen a los tejos en sus primeros años de vida, cuando son más vulnerables al pastoreo o a la exposición solar.

Además de servir de protección a los tejos, estas sabinas rastreras cobijan otras míticas especies vegetales de nuestros montes tales como el acebo (Ilex aquifolium) o el mostajo (Sorbus aria).

Tejo en Peñacorada

Tejo en Peñacorada / Foto de Jose Maria Escapa

Tejeda de Peñacorada / Foto de Jose Maria Escapa

Tejeda de Peñacorada / Foto de Jose Maria Escapa

En esta última fotografía podemos observar lo que dentro de unos años puede ser una de las tejedas más grandes de Europa. Entre todos debemos de intentar que así sea, cuidando y protegiendo cada uno de estos tejos.