En la provincia de Sevilla se encuentra el Castillo de la Monclova, construido en el siglo XIV y que perteneció al poeta Garcilaso de la Vega

León – 21 JUL 2015 – caribbeannewsdigital.com

Luego pasó por varias familias hasta llegar a manos del actual propietario, el Duque de Infantado D. Iñigo de Arteaga y Martín. La finca se dedica a la explotación ganadera y agraria, y recientemente se han empezado a explotar diferentes actividades turísticas y gastronómicas, sobre las que nos habla el director de eventos, Emilio Gómez.

 Castillo de la Monclova  en Sevilla

Castillo de la Monclova en Sevilla

¿Qué actividades enfocadas al turismo ofrecen en la actualidad?

-El Castillo de la Monclova lleva tan sólo seis meses abierto al público. Poco a poco vamos incluyendo nuevas actividades para los visitantes.  Ofrecemos turismo industrial, en el cual se pueden visitar una cantera a cielo abierto, una planta de compostaje, agropecuaria, una planta gema-solar y una almazara de aceite.

Ofrecemos también visitas culturales al Castillo de la Monclova y el antiguo molino, ambos datan del siglo XIX.  Nos estamos enfocando también en el turismo activo, con opciones dentro de nuestro propio pantano, actividades náuticas en canoa y kayaks. También ofrecemos paintball, rutas a caballo, en 4×4, circuito en buggies, rutas en bici, Bungee  jumping…

Llevamos poco tiempo explotando la finca para el público pero nos estamos haciendo de un nicho en la celebración de congresos y convenciones, así como en eventos privados. Recientemente hemos organizado un congreso farmacéutico y una cena de  gala para una compañía de seguros. Estos eventos pueden ser amenizados por espectáculos ecuestres y flamencos.

¿Cuenta la finca con hotel o con habitaciones para los invitados?

-En la actualidad, no. Pero es uno de nuestros proyectos a corto plazo. Vamos a habilitar  15 habitaciones dentro del entorno del antiguo molino, en las antiguas casas de los trabajadores.

El Castillo de la Monclova cuenta con su propio aceite. ¿Qué tipo de aceite producís?

-Tenemos 150 hectáreas de olivar, aquí en la finca La Monclova y en Rivera, otra finca del Duque de Infantado, hay otras 300 hectáreas. Tenemos la Almazara aquí y hacemos nuestro propio aceite gourmet de cuatro variedades; el año que viene lanzaremos una quinta variedad, ecológica. Dentro de las actividades que ofrecemos está  la cata de aceite. La cultura del aceite es muy importante para nosotros, estamos abriendo mercado en el mundo Gourmet.

Texto de Verónica de Santiago