Alejado de las grandes ciudades, sus 3500 habitantes se distribuyen en municipios pequeños, donde ninguno supera los 800 habitantes y la media está en 140 habitantes, siendo una de las zonas más despobladas de Europa. Esta situación es sin duda un atractivo para las personas que buscan la tranquilidad.

Los habitantes del Maestrazgo se sienten orgullosos de su patrimonio y de su bagaje cultural, y miran al futuro con optimismo apostando por los modos de vida tradicionales basados en la agricultura y ganadería, la fabricación de productos agroalimentarios de calidad y por un turismo sostenible y respetuoso con sus valores.

Son 16 los municipios que conforman la comarca, además de 9 pequeñas pedanías. Paseando por sus calles podemos encontrar bellos rincones donde apreciar las características de la arquitectura popular, predominando la piedra y la madera, recursos abundantes en la zona.

Pero además, muestra de la riqueza de los pueblos en épocas pasadas, encontramos monumentales iglesias, gran número de ermitas y santuarios, grandes casonas y palacios pertenecientes a la aristocracia rural, restos de castillos, murallas, portales, etc. Todo ello ha propiciado la protección de los cascos urbanos con la declaración de Bien de Interés Cultural de diferentes edificios y de Conjunto histórico Artístico de 8 de nuestros municipios. Aunque muchos de ellos merecerían estar entre los “Pueblos más bonitos  de España”, hasta ahora solo ha sido Cantavieja el que ha entrado en esta Asociación. Para conocerlos es muy recomendable acercarse a visitar los Centros de Interpretación que explican diferentes aspectos de la historia, la economía y la cultura del territorio, así como asistir a las visitas guiadas que se ofrecen desde algunas Oficinas de Turismo. También hay establecimientos agroalimentarios y artesanos, como la Quesería de Tronchón, la Bodega de Las Planas o el Taller de Cerámica Villa Rubei, que te invitan a visitar sus instalaciones y conocer su trabajo.

Maestrazgo (Teruel)

Maestrazgo (Teruel)

En este entorno de montaña puedes conocer el territorio a través de las múltiples rutas senderistas y de BTT que hay señalizadas, además de practicar deportes como la escalada, el descenso de barrancos, la espeleología, etc.

Y a la hora de descansar, numerosos son los establecimientos que ofrecen alojamiento en antiguos caserones rehabilitados, casas tradicionales, masías, etc., donde los propietarios harán que te sientas como en casa y te invitaran a conocer su modo de vida, con tradiciones tan arraigadas todavía como el matacerdo. Podrás degustar la rica y contundente gastronomía de esta tierra, con recetas tradicionales que aprovechan los productos de calidad que aquí se producen: jamón, chorizo, longaniza, salchichón, queso, aceite, vino, miel, y deliciosas pastas artesanas, algunas de ellas todavía hechas en hornos de leña.

Las Masías y Torres fortificadas

En el entorno de los municipios destacan las masías como las construcciones rurales más representativas del Maestrazgo, símbolo de modos de vida tradicionales, de una peculiar forma de explotación agropecuaria del territorio y de adaptación a las duras condiciones de vida que impone el medio. Aunque en su mayor parte se hallan deshabitadas, constituyen un valioso patrimonio cultural de nuestros pueblos. Las más antiguas de estas construcciones datan de la Edad Media, y gracias a ellas se aseguraba cierto control del territorio. Curiosas son las llamadas “torres fortificadas” localizadas en lugares estratégicos para dominar un extenso territorio y proteger las comunicaciones. Las más antiguas son macizas y esbeltas torres defensivas, posteriormente, conforme pierden su función, se convierten en un símbolo de prestigio, añadiéndoles en ocasiones escudos nobiliarios y otros elementos decorativos.

Villarluengo (Maestrazgo - Teruel)

Villarluengo (Maestrazgo – Teruel)