Un «anillo celtibérico», de 285 kilómetros de longitud por el noroeste de la provincia de Soria, es la nueva propuesta para conocer la naturaleza soriana en bici de montaña, una oferta diseñada por la empresa recién constituida «Bosques y Sendas», que incluye alojamientos y restauración

Soria – 27 SEP 2016 – Redacción

La empresa ha diseñado esta oferta que surge por la inquietud de sus tres socios por participar en actividades turístico-deportivas vinculadas a la naturaleza.

Uno de sus socios, Luis Latorre, ha señalado que existía la necesidad de diseñar una gran ruta de este tipo en la provincia, que se presta por su orografía a ello.

Cañón del río Lobos en Soria

Cañón del río Lobos en Soria / Foto de Ricardo Robredo

El anillo celtibérico es una ruta en bicicleta de montaña, de 285 kilómetros de longitud, y 4.500 metros de desnivel acumulado. Se puede hacer en tres a seis etapas, en función de las condiciones físicas de los usuarios.

«El anillo celtibérico puede tener una gran demanda en el extranjero, puede tener un gran tirón», ha avanzado.

La ruta, circular, se inicia y finaliza en Soria, y sigue el ejemplo de otras existentes en la Península bajo la franquicia Pedal.

La característica principal es que recorre una buena parte del noroeste soriano -comarcas de El Valle y Pinares-, con recorrido por los espacios naturales más representativos de la provincia y los senderos de apoyan en los GR-86 y la senda del Duero, entre otros.

La empresa se encarga de gestionar el alojamiento y llevarle las maletas al usuario, para que sólo se preocupe de pedalear por las rutas y disfrutar del paisaje.

Latorre ha señalado que el objetivo es crear una red de establecimientos asociados al anillo celtibérico para ofrecer el servicio de alojamiento y restauración a unos usuarios, de nivel adquisitivo medio-alto, y que cada vez acuden más a la provincia soriana.

«Otro objetivo es romper la estacionalidad existente en Soria y utilizar los meses de primavera y otoño para que vengan turistas», ha subrayado.

Gran parte de la ruta discurre por los límites delimitadores que los historiadores definen como los dominios de la antigua Celtibería.

Además está preparando otros productos como «Zancadas de Urbión», para recorrer corriendo durante dos días la sierra de Urbión en la modalidad de autosuficiencia, y «circos glaciares», para realizar esquí de montaña en este mismo paraje natural.