La arquitecta londinense de origen iraquí Zaha Hadid ha diseñado una original y curvilínea botella de vino para el enólogo y bodeguero austriaco Leo Hillinger, una edición limitada de 999 botellas para su tinto Icon Hill 2009 Vintage

Madrid – 23 OCT 2015- Redacción

Hadid ha creado un bello diseño en el que uno de los lados posee una muesca cóncava con la misma curvatura que la parte posterior, lo que hace posible que las botellas puedan enclavarse unas con otras, formando una fila, según publica Dezeen, blog especializado en arquitectura y diseño internacional.

Por otro lado, un hoyuelo en la base permite que los sedimentos de recojan y proporciona un cómodo agarre del pulgar a la hora de servir el vino. La botella se presenta en una caja con forma de botella, con una serie de estrías en su interior, una característica común de los diseños de Hadid.

Zaha Hadid

“El volumen alargado de la botella se deriva del perfil de las gotitas de líquido. A partir de ahí se proyectó una curva espacial continua sobre la superficie de la botella, definiendo unas áreas para la muesca cóncava y sugiriendo las ondas creadas cuando las gotas rompen la superficie de un líquido” asegura Zaha Hadid sobre su diseño.

Zaha Hadid ha sido la ganadora de múltiples premios internacionales entre ellos el prestigioso Premio Pritzker, del que fue la primera mujer en obtenerlo.