La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, pidió la creación de ‘zonas culturales protegidas’ alrededor de los sitios del patrimonio en Siria e Irak

Madrid – 30 ENE 2015 – Redacción

La apertura de una conferencia internacional sobre las amenazas a la herencia cultural y la diversidad en estos países en la sede de la UNESCO, sugirió que esto se podría hacer con la ciudad de Aleppo, y especialmente con la Mezquita omeya, un sitio muy emblemático ubicado en esta ciudad Patrimonio de la Humanidad siria.
‘No es demasiado tarde para tomar medidas’, dijo Bokova, quien denunció la persecución de las minorías, los ataques contra el patrimonio cultural y el tráfico ilícito de bienes culturales como ‘parte de una estrategia de limpieza cultural deliberado de violencia excepcional’.
‘El concepto de limpieza cultural describe lo que está ocurriendo sobre el terreno’, coincidió Adama Dieng, asesor especial del Secretario General sobre la Prevención del Genocidio.

Mezquita omeya de Aleppo

Mezquita omeya de Aleppo

Irina Bokova, ha añadido que ‘no puede haber una solución puramente militar para esta crisis. Para luchar contra el fanatismo, también tenemos que reforzar la educación, una defensa contra el odio, y la protección del patrimonio, lo que ayuda a forjar la identidad colectiva’.

La convocatoria de Irina Bokova para colocar la diversidad cultural en el corazón de los esfuerzos humanitarios y de consolidación de la paz en Siria e Irak también fue respaldado fuertemente por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Desde el Parlamento de Iraq, Sheikh Humam Hamoudi, pidió a los países que traten de ayudar a su nación para salvaguardar el alma de Irak; la herencia de sus culturas sucesivas y diversas que significa una tremenda contribución de la región a la Humanidad desde hace más de 6.000 años.

Sheikh Hamoudi instó a los países de la comunidad internacional y a los países vecinos para ayudar a Iraq a resistir frente a los que tratan de imponer una línea de pensamiento, una verdad, por encima de todos los demás, comprometiéndose el apoyo del gobierno iraquí por la diversidad cultural y el pluralismo, en todas las áreas, incluyendo los medios de comunicación.