Hoy es el Día Mundial de los Guardaparques (World Ranger Day), una celebración para agradecer y reconocer la labor de los profesionales que trabajan cada día sobre el terreno conservando la naturaleza.

 

León – INT- 2 AGO 2014

Estos hombres y mujeres son la primera línea de defensa de la conservación y son probablemente los mayores protectores de los tesoros naturales de nuestro planeta. En nuestro país los “guardaparques” sirven bajo distintos títulos: agentes medioambientales o forestales, guardas de Parques Naturales o Nacionales, agentes del SEPRONA, o policía fluvial, entre otros. No sólo están para imponer castigos: por supuesto, parte de su trabajo es denunciar, pero su labor también es fundamental para informar, prevenir y concienciar, y para mejorar el conocimiento de la biodiversidad.
wwfDiariamente cuidan y protegen nuestro medio natural, muchas veces en condiciones muy difíciles e incluso a veces poniendo en riesgo su propia vida, como al luchar contra el fuego o al detener a un furtivo armado.
“Desde WWF queremos agradecer la labor diaria de todos ellos, tan fundamental e imprescindible como poco reconocida, y especialmente, de los muchos con los que trabajamos codo con codo sobre el terreno”, comenta el responsable del programa de especies de WWF España, Luis Suárez.

Desde los agentes medioambientales que nos ayudan a llevar a cabo nuestros proyectos de restauración forestal, hasta la Guardería Fluvial y los agentes del SEPRONA que vigilan y denuncian los pozos ilegales en el entorno de Doñana, muchos de ellos nos prestan un apoyo desinteresado e imprescindible para defender la biodiversidad. “Son verdaderamente nuestros brazos, ojos y oídos sobre el terreno”, dice Luis Suárez.

Con motivo de este día, desde WWF España queremos compartir las historias de algunas de estas personas, aunque por supuesto nos dejamos a muchas de ellas. A todos y todas, nuestro más sincero agradecimiento.

Seguimiento de especies

Uno de los temas en los que es de gran utilidad el profundo conocimiento del territorio de los “rangers” es en el seguimiento de especies. Por ejemplo, necesitamos el apoyo de agentes locales para contrastar la información que obtenemos gracias al seguimiento de alimoche por satélite. Diego Rodríguez y Enrique Guerrero son Agentes Medioambientales de la Junta de Castilla y León, que trabajan en la Comarca de Covarrubias, y que desde hace dos años nos mantienen informados sobre la reproducción en esta zona de Burgos del más joven de nuestros alimoches, Sahel.

Otra especie emblemática con la que nos prestan un apoyo esencial es el lince ibérico. Los agentes medioambientales de Castilla-La Mancha en la zona de Sierra Morena, en los términos municipales de Viso del Marqués y Almuradiel, participan en el radioseguimiento de la especie y también trabajan en fototrampeo en esa zona de reintroducción. Gracias a agentes como Eutimio Morales hemos podido detectar a los linces que han pasado de forma natural a esa área desde febrero de 2013, como Huelva, Hispania o Helecho.

Guardianes de los anfibios

Trabajando para salvar a los anfibios también hemos encontrado grandes aliados. Uno de los grandes problemas de estos pequeños animales es que dependen de pequeños puntos de agua en buen estado para reproducirse, puntos que en muchas ocasiones no están ni siquiera inventariados, por lo que están totalmente desprotegidos. Como conocedores del territorio, los agentes ambientales nos ayudan a identificar estos puntos de agua, y plantear actuaciones de restauración o creación de charcas dónde sean más necesarias. Uno de estos “guardianes” de los anfibios es Diego Galán, agente medioambiental de Castilla- La Mancha que trabaja en la zona de Cardoso de la Sierra (Sierra Norte de Guadalajara), que nos ayudó a elegir el lugar más idóneo para crear una charca con la que pretendíamos recuperar una población perdida de ranita de San Antonio. La construimos en noviembre de 2013 con ayuda de voluntarios locales y el Grupo WWF Guadalajara, y desde entonces Diego ha vigilado y cuidado la charca, ynos informó sobre su colonización esta primavera.

En Madrid también contamos con la inestimable ayuda de otros dos guardianes de los anfibios: Ana Beatriz Paños y Enrique Hernández, agentes forestales que trabajan en el sureste y este de la Comunidad de Madrid, que nos han ayudado a identificar puntos de agua de interés para estos animales, y que han colaborado con WWF España y el Grupo WWF Madrid en muchas jornadas de restauración de charcas en municipios como Villar del Olmo, Perales de Tajuña, Tielmes…

Luchando contra el fuego

En estos meses de verano en los que de nuevo tenemos que lamentar el azote de los incendios forestales, no podemos olvidar la labor fundamental que los agentes medioambientales y forestales desempeñan en la lucha contra el fuego. Los agentes tienen un papel importantísimo en la pronta localización del fuego y en el primer ataque, son los primeros en llegar al incendio, y dirigen la extinción durante las primeras fases. Además, junto a los agentes del Seprona de la Guardia Civil, investigan el origen y causa de los incendios forestales.

Uno de los agentes con los que colaboramos en la lucha contra el fuego es Manuel García Chicano, agente medioambiental de Sierra Morena, que nos está ayudando a recuperar la labor tradicional del ganado ovino como creador de cortafuegos naturales en San Lorenzo de Catalatrava (Ciudad Real). Además de reducir el elevado riesgo de incendio en la sierra, aumentan los pastos para ganadería extensiva y la viabilidad económica de la actividad.

Aliados para recuperar los bosques

Los proyectos del equipo de restauración forestal de WWF España están repartidos por gran parte de la geografía nacional: Doñana, Sierra Nevada, Galicia, Cáceres, Guadalajara, Segovia… La identificación de la zona más idónea es el primer paso para todo proyecto de restauración, y en esto es muy importante contar con los conocimientos y la experiencia sobre el terreno de los agentes locales. Y no sólo nos ayudan al principio, también colaboran en las actividades con voluntarios, o participando en el seguimiento de las plantaciones. Son agentes como Sergio y Laura, de la cuadrilla de vigilantes del Parque Regional del Sureste de Madrid, con los que hemos trabajado restaurando una finca del paraje conocido como Soto de las Juntas.

En guardia contra el veneno

El uso de veneno es una de las grandes lacras de nuestro medio rural, una grave amenaza para la biodiversidad contra la que desde WWF España llevamos luchando desde 1998 con un proyecto específico. La labor de vigilancia e investigación de los agentes medioambientales, forestales y agentes del Seprona es por supuesto vital en este tema, y entre todos los que contribuyen a erradicar el uso del veneno en nuestros montes, queremos destacar la labor del Grupo de investigación en furtivismo y veneno de Lleida de los agentes rurales de la Generalitat de Cataluña. Gracias a su dedicación, atención al detalle y alto conocimiento del terreno, esta patrulla ha conseguido un altísimo éxito en sus investigaciones.

Han llevado ante la justicia a más de 15 personas acusadas del delito de uso de venenos con casos muy sólidos, y obtenido ya 13 sentencias condenatorias, que sirven para disuadir a otros posibles infractores. Las técnicas de este equipo han sido estudiadas por otros agentes, y han servido de ejemplo e inspiración para la creación de otras patrullas especializadas de agentes medioambientales (como las Brigadas de Investigación de Envenenamiento de Fauna de Andalucía, o la Unidad de vigilancia contra el veneno de Castilla-la Mancha).

Los “rangers” en el mundo

Más allá de nuestro país, los rangers trabajan en condiciones muy difíciles en algunos de los rincones más remotos del planeta para salvar de la caza furtiva a especies amenazadas como tigres, rinocerontes o elefantes. Están en la primera línea de la lucha contra el tráfico de especies, y cada día ponen en riesgo su vida enfrentándose a los cazadores furtivos: según datos de la Green Line Foundation, en la última década 1.000 rangers murieron en acto de servicio mientras defendían a la fauna amenazada.

Normalmente, los gobiernos de esos países no dedican los recursos necesarios para entrenar y equipar correctamente a los guardias, que tienen que combatir a bandas criminales armadas con la última tecnología. Junto a la Federación Internacional de Guardaparques (IRF), la Federación Asiática de Guardaparques (RFA) y otras organizaciones, WWF ha lanzado hoy una iniciativa para mejorar las condiciones de trabajo de estos héroes de la conservación en Asia. La iniciativa, de 3 años de duración, pretende mejorar el reconocimiento, el entrenamiento y la seguridad de los rangers en algunas de las zonas de Asia más afectadas por la grave crisis de la caza furtiva.

“La supervivencia de especies tan amenazadas como el tigre depende de que contemos con un cuerpo de rangers eficaz en Asia”, asegura el líder de la Iniciativa Tigers Alive de WWF, Mike Baltzer. “Sin agentes bien entrenados y equipados, el tigre se extinguirá. Damos la bienvenida a esta iniciativa, como primer paso para crear ese cuerpo de rangers eficaz y reconocido.”