El observatorio de la electricidad de mayo de WWF celebra el aumento de la producción eólica y la disminución del carbón

Madrid – 10 JUN 2015  – WWF

El Observatorio de la Electricidad de mayo 2015 de WWF muestra una disminución del 6,34% en las emisiones totales de CO2, debido principalmente al repunte de la energía eólica y a la disminución de la quema de carbón, cuyas emisiones son las principales causantes del cambio climático. Abandonar las subvenciones a los combustibles fósiles es el camino que debe seguir España para frenar los impactos del cambio climático y la última oportunidad de Europa para mostrar el liderazgo antes de la COP21 de París.

Según Raquel García Monzón, Técnico de energía del Programa de Clima y Energía de WWF España: ‘Los países desarrollados como España deben hacer un esfuerzo para disminuir las emisiones de CO2 a través de una generación con energías renovables y sin combustibles fósiles, como el carbón. Este mes, gracias al aumento de la energía eólica que se sitúa como primera fuente de generación eléctrica y a la disminución de la quema de carbón, se ha conseguido disminuir las emisiones totales de CO2. Este es el camino que debería seguir España”.

Energia eolica

Durante los días 3 y el 4 de junio, 34 países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) (de los cuales 2/3 son países de la Unión Europea) tuvieron su reunión ministerial anual. Asimismo, del 7 al 8 de junio ser reúnen los Gobiernos del G7 en Alemania. Para WWF, estas dos importantes citas son una buena oportunidad para que los gobiernos demuestren su credibilidad asumiendo el fin a la financiación al carbón, como última oportunidad para que Europa lidere dentro de la OCDE su posición ambiciosa en cuanto al cambio climático antes de la COP21 en París. En este sentido, WWF, junto con el Natural Resource Center y el Oil Change Internacional, ha lanzado un informe en el que se analizan las subvenciones a nivel internacional en los últimos ocho años, y cómo los gobiernos y las instituciones internacionales están apoyando la financiación de proyectos de carbón, con un total de 73.000 millones de dólares. (Informe ‘Bajo la alfombra: Cómo los gobiernos y las instituciones internacionales esconden miles de millones de dólares en apoyo a la industria del carbón).

El Observatorio de la Electricidad en cifras:

El balance eléctrico peninsular del mes de mayo de 2015 muestra una cobertura de la demanda del 23,4% con energía eólica, seguido de un 18,1% de energía nuclear, el 14,6% procedente de las centrales térmicas de carbón, el 12,8% procedente de la energía hidráulica, y el 7,8% generado con ciclos combinados de gas natural.

En relación a la producción de energía de origen renovable, el mes de mayo de 2015 ha generado, según REE, un total de 9.701 GWh, lo que supone un 46,7% respecto a la generación total (incluye gran hidráulica y resto de ER). Esta cifra ha aumentado considerablemente en un 7,79% respecto al mismo mes del año pasado, ya que en mayo de 2014 se generaron 8.945 GWh.

La producción de origen eólico de este mes se sitúa en el primer puesto del mix de la generación eléctrica, por delante de la energía nuclear. Con esta fuente energética este mes se han generado 4.808 GWh lo que representa una contribución del 23,4%, aumentando respecto al dato registrado en el mes de mayo de 2014 en el que se generaron con eólica 4.163 GWh (un 20,2%). Con energía térmica no renovable (es decir, cogeneración y resto) se han generado en mayo 2015 unos 2.199 GWh (10,7%), con energía mini-hidráulica se han generado 586 GWh (2,9%), con energía térmica renovable se han generado 375 GWh (1,8%), con energía solar fotovoltaica se han generado 892 GWh (4,3%), y con energía solar térmica se han generado 726 GWh (3,5%).

En el mes de abril de 2015 se ha producido una disminución de las emisiones totales de CO2 respecto a las registradas en el mismo mes de mayo 2014. Mientras que el año pasado las emisiones totales fueron de 3.704.624 ton de CO2, en el presente mes de mayo de 2015 han disminuido hasta los 3.483.687 ton CO2, es decir, son un 6,34% inferiores a las del mismo mes de 2014.