El Cabildo de Tenerife ha entregado ayer, miércoles 29 de marzo, los primeros certificados de la marca colectiva para la pesca artesanal que permitirá a los consumidores diferenciar los productos pesqueros locales de los foráneos

Santa Cruz ed Tenerife (Canarias) – 30 MAR 2017 – Redacción

La Organización de Productores de Túnidos y Pesca Fresca de la Isla de Tenerife ‘Islatuna’, la Cofradía de Pescadores de San Andrés y el Restaurante ‘El Túnel’, ubicado también en el barrio de San Andrés de Santa Cruz, son los primeros establecimientos que dispondrán de este certificado.

Fuentes del Cabildo han destacado que este distintivo garantizará al consumidor “que se trata de un pescado capturado por profesionales del mar de Canarias, con artes de pesca legales y que cumple con la normativa relativa a las tallas mínimas y a especies protegidas para no esquilmar los recursos.”.

Pescadores artesanales

Pescadores artesanales / anchoveta.info

Objetivos

Los objetivos principales que persigue esta marca colectiva son fomentar el consumo de pescado capturado por los profesionales del mar de Canarias; implementar un sistema de certificación que garantice la procedencia del producto fresco de proximidad; identificar los establecimientos de restauración que ofrecen productos pesqueros; reconocer el producto de calidad asociado a la proximidad y publicitar los restaurantes que ofrecen esta certificación.

La creación de este distintivo permitirá también incrementar la protección de los recursos naturales pesqueros del litoral tinerfeño porque se garantiza que no se comercialicen especies por debajo de su talla de primera maduración, lo que repercutirá positivamente en la conservación de estos recursos

En Tenerife existen actualmente 10 cofradías de pescadores que agrupan a cerca de 500 profesionales del sector y 340 embarcaciones. La contribución de la pesca profesional al PIB de la Isla llega al 0,3 por ciento y la producción pesquera ronda los nueve millones de kilos.

Destaca especialmente la pesquería de peces pelágicos costeros y oceánicos (túnidos, chicharros, caballas o sardinas), que suponen el 96,7 % de las capturas totales, frente a la pesca de recursos demersales (samas, sargos, bocinegros o cabrillas), y el marisqueo, básicamente camarones y pulpos.